Edición Latinoamérica
10 de Agosto de 2020

Se ve afectada por los sismos en el país y por el año electoral

Piden enmiendas para revitalizar los ingresos de la Lotería de Puerto Rico

Piden enmiendas para revitalizar los ingresos de la Lotería de Puerto Rico
En el caso de la Lotería Electrónica, para enero de este año las ventas ascendieron a 36,55 millones, lo que en comparación con el año pasado representa una baja de casi dos millones de dólares.
Puerto Rico | 10/02/2020

Dos sucesos significativos amenazan actualmente con una reducción en ingresos a uno de los recaudadores del fisco: la Lotería de Puerto Rico. Actualmente la entidad ha sufrido la reducción de poco más de 2,1 millones de dólares en su caudal, debido a la veda electoral y al desconcierto que ha provocado la actividad sísmica en el suroeste del país.

E

n los últimos años, a pesar de la estrategia de añadir nuevas jugadas con premios que resultan más atractivos, las loterías han experimentado bajas en las ventas. “Los sismos nos obligaron a mover los sorteos de Lotería Tradicional. Fue un consenso entre agentes y vendedores. Los billetes no se estaban vendiendo. Pero hay otro problema grande y es que no hemos podido anunciarnos este año en ningún medio de comunicación”, precisó José López Ramos, secretario auxiliar del Negociado de la Lotería.

Según explicó el funcionario, la CEE tiene un reglamento que durante los años electorales activa una junta —con miembros de los partidos políticos— que está a cargo de evaluar el arte publicitario de los anuncios del Gobierno y decide cuáles serán aprobados y cuáles no.

López indicó que el reglamento estipula que no sean más de 15 días los que se tome la junta en emitir su decisión, pero luego del Negociado de la Lotería haber sometido los documentos a la CEE el pasado mes de diciembre, todavía no ha recibido respuesta.

“Nosotros hemos pedido que se enmiende esa ley, como se hizo con la Compañía de Turismo, que ahora puede publicar sus anuncios publicitarios sin ningún problema en año electoral. Nosotros no publicamos ningún anuncio con mensajes políticos, nos urge que se enmiende la ley”, señaló López.

En enero del año pasado, la venta de Lotería Tradicional sumó 19,14 millones de dólares. Para el mismo mes de este año sumó sólo 18,9 millones. En el caso de la Lotería Electrónica, para enero de este año las ventas ascendieron a 36,55 millones, lo que en comparación con el año pasado representa una baja de casi dos millones de dólares.

Ante la amenaza de que esa reducción continúe a la largo del año, el secretario auxiliar de la Lotería instó al Senado a que apruebe la enmienda a la veda electoral, que se encuentra en el proyecto de ley 1314. “Nos urge que en el Senado se atienda nuestro reclamo para enmendar esa ley. Esto es Mercadeo 101, lo que uno no anuncia, no se vende”, precisó López.

Por otra parte, López destacó la cultura de las jugadas de lotería en el país, las cuales datan de hace más de 200 años, cuando la isla permanecía bajo dominio español. En sus comienzos, lo que hoy se conoce como Lotería Tradicional se llamaba Real Lotería. “Es importante recalcar que no es solamente el premio de la Lotería, sino por todos los fondos gubernamentales que se nutren de esos sorteos”, precisó López.

Parte de lo recaudado en concepto de venta de la Lotería va dirigidos a los municipios, al Comité Olímpico, a fondos de vivienda para las égidas y al fondo de jugadores compulsivos de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (Assmca), entre otros.

En paralelo, López indicó que el grueso de las jugadas de la Lotería Tradicional recae en los jugadores de 40 años en adelante. En el caso de las distintas jugadas que existen en la Lotería Electrónica (Pega 2, 3 y 4, Powerball, entre otras), el funcionario mencionó que las edades fluctúan de 35 años en adelante; y recalcó que es vital poder publicar los anuncios y así llegar a los adultos jóvenes para que participen de las jugadas.

Sobre los cambios en los sorteos de Lotería Tradicional a causa de los sismos, explicó que los jugadores que tuviesen ya un billete comprado no se verán afectados. “De salir premiado cualquiera de esos billetes que fueron comprados con antelación al atraso al sorteo, no tendrán ningún tipo de problemas. Ellos tienen 180 días para reclamar cualquier premio y el tiempo empieza a contar una vez se realiza el sorteo”, indicó.

Actualmente, en la operación de la Lotería Tradicional se producen unos 200.000 billetes para cada sorteo. Aquellos que no sean comprados por agentes ni vendedores autorizados, el Gobierno los juega y, si salen premiados, dichas ganancias van dirigida al Fondo General.

Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.