Edición Latinoamérica
21 de Septiembre de 2019

Críticas de Alejandro Landaluce y representantes de Codere, Cirsa y Orenes

España: Cejuego advierte "inseguridad jurídica" en el proyecto de ley del juego de Valencia

España: Cejuego advierte
Alejandro Landaluce, director de Cejuego; Luis Miguel Cabeza de Vaca, de Codere; y Pedro García, secretario general de Orenes, encabezaron una rueda de prensa para referirse al proyecto que regularía el sector en Valencia. (Fuente: À Punt Mèdia.)
España | 12/02/2019

En una rueda de prensa convocada ayer por el Consejo Empresarial del Juego, advirtieron que la retroactividad de la nueva normativa que tramita el Gobierno valenciano puede derivar en el cierre de hasta la mitad de los locales en los próximos años. Cuestionaron la dificultad para cumplir plazos de instalación del mando a distancia para controlar acceso de menores y la ampliación de las distancias impuestas. Destacaron su aporte de 140 millones de euros para prevenir la ludopatía en Valencia.

E

l director general del Consejo Empresarial del Juego (Cejuego), Alejandro Landaluce, y los representantes de Cirsa (Carlos Duelo), Orenes (Pedro García) y Codere (Luis Miguel Cabeza de Vaca), encabezaron este lunes una rueda de prensa donde advirtieron que la retroactividad de la nueva Ley del Juego que tramita el Gobierno valenciano puede derivar en el cierre de hasta la mitad de los locales en los próximos años y denunciaron "inseguridad jurídica". En concreto, la consideran un ataque directo al sector por las formas en su tramitación y sobre todo por su contenido.

En primer lugar, lamentaron que el Gobierno valenciano pretende poner en marcha una Ley del Juego sin tener en cuenta al sector privado ni a la hostelería, mientras que se fomenta el juego público. Landaluce observó que la normativa contemplaba inicialmente que las casas de apuestas y salones de juego debían guardar una distancia mínima de 150 metros con centros escolares y de 700 metros entre sí: "Sin embargo, ahora nos encontramos con que uno de los socios de Gobierno ha ampliado esas distancias vía enmiendas a 250 metros y 1.000 metros, además con carácter retroactivo", según declaraciones citadas por eldiario.es.

Según explicaron los empresarios, en la práctica esto supondrá que los locales que están funcionando hoy y cumpliendo una legislación, cuando vayan a renovar sus permisos deberán cumplir otra diferente que en muchos casos harán inviable su actividad.

"Se trata de una situación clamorosa de inseguridad jurídica, aunque no tenemos datos concretos aún, estimamos que el 50% de las casas de apuestas de las grandes ciudades (hay 373 en toda la Comunidad) deberán cerrar cuando caduquen sus permisos porque no podrán cumplir estas condiciones, especialmente las distancias entre locales", sostuvieron.

Otro de los aspectos que criticaron es el relacionado con la incorporación de un mando a distancia en las 21 mil máquinas de premio de la hostelería similares a los que funcionan en las máquinas de tabaco, para prevenir que las utilicen menores de edad.

De esta forma, deberían incorporar un dispositivo de activación, que se debería instalar en un plazo de tres meses. Esto, según afirmaron, ni las compañías ni la propia administración podrían cumplirlo dado que al tiempo de la instalación del sistema se añadiría el que requiere la administración para homologar los dispositivos: "La Generalitat no tiene personal para llevar esto adelante ni en un año, se produciría un colapso".

Como alternativa proponen el modelo de Navarra y el País Vasco, donde además de sancionar al titular del local donde jugó el menor, también se multa a los padres. Pese a todo, destacaron que de las 50 mil inspecciones realizadas el año pasado no se levantó ni una sola acta por presencia de menores.

Sobre la incidencia de las casas de apuestas y del juego online en casos de adicciones o ludopatía, buscaron minimizar el problema al referirse a un informe del Ministerio de Hacienda según el cual sólo un 0,3% de las personas que apuestan pueden desarrollar una patología asociada al juego.

Sin embargo, un estudio de la Consejería de Sanidad alerta que las apuestas deportivas se convirtieron en una actividad regular ("juego varias veces al mes") para el 10% de los menores de edad. Al respecto, los empresarios recordaron que sólo en la Comunidad Valenciana aportan en concepto de tasas 140 millones de euros, un impuesto que se creó en su día con el objetivo de llevar adelante políticas de prevención. Además, aclararon que no todo el que apuesta es ludópata y que normalmente esta conducta está asociada a otro tipo de problemas o adicciones.

Sobre la irrupción de casas de apuestas en barrios de carácter más humilde o de rentas más bajas, aseguraron que los criterios adoptados para abrir un local consisten en que tenga el mayor flujo de gente posible y que el precio del alquiler del local sea asumible.

Según informaron los ejecutivos, en la Comunidad Valenciana se facturaron el año pasado por todo lo relacionado con el juego y las apuestas (bingos, casinos, máquinas y apuestas deportivas) 638 millones de euros, 228 millones menos que en 2007. Las casas de apuestas representan el 10% del volumen total de juego. El sector genera empleo directo a 7 mil personas e indirecto a 23 mil en territorio valenciano.

Vale recordar que las dos formaciones que componen el Gobierno valenciano, PSPV-PSOE y Compromís, aprobaron en octubre del año pasado el proyecto de Ley del Juego con el que pretenden elevar los controles de acceso de los menores, ayudar a la prevención de la ludopatía y, además, consolidar un incremento de la fiscalidad para tragamonedas y terminales de apuestas.

Según informó entonces el Ejecutivo autonómico, la ley incorporaba como una de las novedades un control de acceso a pie de calle en todos los locales de juego. Esta medida afectaría principalmente a los salones de juego, puesto que la ley vigente hasta ahora únicamente establece una barrera de acceso a la parte acotada del salón en la que existan máquinas que dan mayores premios (3.000 euros), pero no fija un requisito de control de acceso en la entrada a la sala.

Otra de las novedades más importantes se da en el artículo 47 del anteproyecto, que abre la puerta a que se puedan establecer zonas de apuestas en los recintos deportivos. De esta manera, en Mestalla, la Fuente de San Luis y el Ciutat de Valencia, por ejemplo, se podrán habilitar puntos para que los aficionados mayores de 18 años puedan hacer sus apuestas.

La autorización “tendrá el mismo periodo de vigencia que el concedido a la empresa operadora de las apuestas y también podrá autorizarse la instalación de una zona de apuestas para un período determinado de tiempo dentro de un mismo recinto”, señala el artículo en su apartado segundo.

Deje un comentario