Edición Latinoamérica
23 de Abril de 2019

Cayeron casi un 5% en 2018

Las apuestas en Panamá cierran su tercer año negativo desde 2015

Las apuestas en Panamá cierran su tercer año negativo desde 2015
Los operadores de juegos de azar de Panamá advierten que en el sector se despidió a 6.500 trabajadores debido a la caída en el flujo de apostadores. Cayó 35% la actividad de jugadores extranjeros en las mesas de juego en los últimos dos años.
Panamá | 08/02/2019

El acumulado de los 12 meses de 2018 dejó un saldo de 2.169 millones de dólares, 111 millones menos frente al año previo. El ingreso bruto de los operadores de juegos de azar cayó 3,2%, hasta los 403,4 millones de dólares. Las apuestas en salas de bingo fueron las únicas que cerraron con saldo positivo, con 6,4 millones de dólares y un avance de 22%. Operadores siguen cuestionando el impuesto del 5,5%, con el que se recaudan 50 millones de dólares al año.

L

as apuestas en juegos de azar se anotaron una caída de 4,8% en 2018, el tercer revés en los últimos cuatro años. El acumulado de los 12 meses de 2018 dejó un saldo de 2.169 millones de dólares, 111 millones menos en comparación con el año previo.

El ingreso bruto de los operadores de juegos de azar también cayó 3,2%, hasta los 403,4 millones de dólares, lo que significa que el año pasado se pagaron 1.765 millones de dólares en apuestas, según publica el diario local La Prensa.

De los cinco segmentos que releva la Contraloría, las apuestas en salas de bingo fueron las únicas que cerraron con saldo positivo, con 6,4 millones de dólares y un avance de 22%. En cambio, las mesas de apuestas cayeron 29,1%, por lo que se registró un cifra de 125,8 millones de dólares, el peor resultado.

En cuanto a las apuestas en máquinas tragamonedas tipo A, que permiten múltiples jugadas por apuesta, éstas sumaron 1.935 millones, una caída del 2,9%, además de 48,2 millones de dólares (-0,2%) en apuestas deportivas. Por caso, la actividad en el Hipódromo Presidente Remón bajó 3,7%, hasta los 53,4 millones de dólares.

Los operadores de juegos de azar advierten que en el sector se despidió a 6.500 trabajadores debido a la caída en el flujo de apostadores. Antonio Alfaro, presidente de la Asociación de Administradores de Juegos de Azar (Asaja), reveló que cayó 35% la afluencia de jugadores extranjeros en las mesas de juego en los últimos dos años.

El desempeño está ligado a la pobre ocupación hotelera en la ciudad. Las mesas de apuestas sólo pueden operar en casinos instalados en hoteles con más de 300 habitaciones. Alfaro reiteró que la caída en las apuestas y jugadores es producto del impuesto del 5,5% que impuso el Gobierno en 2015 para financiar el incremento a los jubilados.

“Hemos pedido a la Junta de Control de Juegos (JCJ) que nos indique cuánto se ha recaudado con el 5,5% para cotejar esa cifra con la factura que entrega la Caja de Seguro Social todos los meses para comprobar que esos fondos se están utilizando para pagar las pensiones”, manifestó.

Por su parte, el secretario de la JCJ, Eric Ríos, precisó que con el impuesto de 5,5% se recaudan 50 millones de dólares al año. El dinero, de acuerdo con lo dispuesto en la ley, se utiliza para pagar el aumento en las pensiones.

Vale recordar que el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela Rodríguez, vetó en diciembre pasado un nuevo impuesto del 5% de las ganancias netas anuales de las máquinas tragamonedas y centros de apuestas en casinos y salas de juego de todo el país. El proyecto 621 lo había aprobado en noviembre la Asamblea Nacional, a fin de financiar una parte del incremento a jubilaciones y pensiones.

En tanto, para Yelitza Amador, secretaria ejecutiva de la Asociación Panameña de Juegos de Azar (Apojuegos), además del impuesto, la negativa de los bancos de recibir dinero procedente de los juegos de azar golpeó al sector, con el despido de más de 6.500 trabajadores.

Deje un comentario