Edición Latinoamérica
26 de Noviembre de 2020

Por Nicolás Imchenetzky Ebensperger

Oi, Brasil

El Congreso brasileño está preparando una ley que busca legalizar el juego en los 27 estados de la República Federal, lo que significará una revolución en la industria latinoamericana, y es vital que las autoridades eviten desde un comienzo los vicios que atentan contra la inversión y el mercado.

M

ás de 16 años tomó la formulación de una propuesta de ley que regule el juego en Brasil y, si todo sale como el gobierno espera, podría generar la apertura de uno de los últimos mercados de América donde el juego no está legalizado, y sin duda, el más grande.

El proyecto de ley de Brasil es una apuesta en grande: un mercado de 200 millones de habitantes, que recibe seis millones de turistas al año, y que actualmente busca tener una sala de juego en estados de menos de 15 millones de habitantes y hasta tres casinos en las grandes urbes de más de 25 millones. Estimaciones de parlamentarios señalan que esta industria podría generar US$5.500 millones anuales por concepto de impuesto, además de 400 mil puestos de trabajo directo, lo que sin duda generará un círculo económico virtuoso para el país. Estas cifras hacen despertar el interés de grandes compañías con operaciones en Latinoamérica, las que de seguro deberán competir con importantes sociedades operadores de otros continentes.

Frente a este panorama, es vital que desde un comienzo las autoridades fijen reglas claras para el proceso de licitación, futura fiscalización y desarrollo de la industria, generen un sistema de tributación justo y ejerzan supervisión técnica e imparcial, evitando que aparezcan los vicios que atentan contra la inversión, crecimiento y la generación de más y mejores empleos.

Un ejemplo de las variaciones que sufre la industria cuando las reglas no están claras es Chile, donde el mercado no fue resguardado, dando paso a los denominados “casinos ilegales”, los que a diario desafían la ley manteniendo un negocio que vulnera los sectores más populares de la población, esto, a nuestro juicio, puesto que al estar tan separados un casino de otro, es normal que dentro de una misma ciudad los clientes se sientan desatendidos por falta de oferta. Finalmente, tenemos el último proceso de licitación de casinos municipales, donde una ley, a nuestro juicio con errores, sumado a la poca claridad en las bases que en casos determinados buscaba corregir algunos de estos errores, pero para ello la contraviene, llevó a que quienes estaban interesados en participar solicitaran la intervención de la justicia chilena, buscando generar un escenario equitativo para TODOS, y logrando una revisión del proceso. Esta nueva ley generó un espacio poco claro, donde se permitió imponer reglas que llegaban hasta la obligación de venta a un precio desconocido de los inmuebles, de manera de generar una especie de expropiación.

Una industria bien regulada, con fiscalizaciones claras y sin competencias desleales, se vuelve un pulmón verde para la economía del país, generando puestos de trabajo de calidad, alternativa de diversión y sustentabilidad en la inversión. Mientras el proyecto aguarda por transformarse en ley, en la industria del juego de Latinoamérica le damos la bienvenida a Brasil. La industria de la entretención fue siempre el centro de la vida en ciudades, como ocurre con los grandes teatros y el mejor ejemplo, “El Coliseo Romano”, que se construyeron en las mejores ubicaciones de las ciudades. Tanto así que este Coliseo está en el centro geométrico y Vial de Roma hasta el día de hoy. La entretención es fundamental para llevar una vida en comunidad y sociedad, y el mejor espacio para compartir es sin duda en un grato ambiente.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook