Edición Latinoamérica
28 de Octubre de 2020

Entrevista a Mário Assis Ferreira, presidente del Consejo de Administración de Estoril Sol

“Son pocas las ciudades brasileñas con escala suficiente para justificar la instalación de casinos resorts”

“Son pocas las ciudades brasileñas con escala suficiente para justificar la instalación de casinos resorts”
(Exclusivo Yogonet.com).- Mário Assis Ferreira, referente del turismo y el juego en Portugal que sigue de cerca el proceso regulación en Brasil, afirma que comparte la visión del Rodrigo Maia, nuevo presidente de la Cámara de Diputados.
Brasil | 19/08/2016

(Exclusivo Yogonet.com).- Mário Assis Ferreira, referente del turismo y el juego en Portugal que sigue de cerca el proceso regulación en Brasil, afirma que comparte la visión del Rodrigo Maia, nuevo presidente de la Cámara de Diputados.

S

u participación en un debate que se realizó el 24 de febrero en el Comité Especial de la Cámara de Diputados (descargue el discurso de Mário Assis Ferreira) demuestra el interés que despierta este mercado en el presidente del Consejo de Administración de Estoril Sol.

Estoril Sol explota casinos tradicionales en Estoril y Póvoa de Varzim, Portugal, y acaba de convertirse en el primer operador en obtener una licencia para juegos de fortuna y azar online en ese país.

En una entrevista que le concedió a Yogonet en marzo, usted declaró: “Sinceramente, creo que si el actual Gobierno mantiene una mayoría favorable en el Senado y Diputados – tal como sucede ahora – Brasil tendrá una Ley General del Juego a fin de año y cada modalidad de juego será reglamentada en 2017”. ¿Sigue sosteniéndolo? ¿Cómo evalúa la actualidad política del país y cómo cree que impactará en el proceso de legalización del juego?
Mantengo lo dicho aunque Brasil esté pasando por una fase particularmente crítica, ya sea desde el punto de vista político como desde su contexto socio-económico. Prueba de esa inestabilidad es que, entre el 25 y 27 de agosto, se realizará la votación final del proceso de impeachment de la presidenta Dilma Rousseff, lo que podría derivar en su separación definitiva del cargo.

A pesar de estas incógnitas, incluyendo la posibilidad de elecciones anticipadas, considero que el proceso para la regulación del juego en Brasil está avanzando a gran velocidad en el Congreso.

Existen tres proyectos de ley que están sujetos a votación en la Cámara de Diputados, lo que sucederá previsiblemente en septiembre. Pero uno de ellos, por su mayor coherencia regulatoria, y el hecho de que ya cuenta con el visto bueno del Ministerio de Hacienda, la Policía Federal y el propio Gobierno Federal, es el que tiene más probabilidades de ser aprobado.

He propuesto varias enmiendas para los puntos que considero más importantes, algunos de los cuales ya están cubiertos. Pero antes – y durante la votación – espero que al menos se pueda debatirlos y, si es posible, modificarlos.

Creo que como resultado final obtendremos una legislación coherente y un régimen tributario atractivo para la inversión extranjera, aunque todos los proyectos que conozco son demasiado burocráticos y hacen que se requiera una estructura interna compleja y costosa para la operación de casinos. La realidad se encargará de corregir esto y algunas definiciones utópicas...

El nuevo presidente de la Cámara de Diputados afirmó que no apoyará una “liberación total” del juego y señaló que sólo será beneficioso en ciudades con gran potencial turístico, como Río de Janeiro y San Pablo. ¿Coincide con esta postura?
Exactamente a eso me refiero cuando hablo del carácter utópico de algunas enunciaciones de los proyectos que conozco. No podría estar más de acuerdo con el nuevo presidente de la Cámara, ya que son pocas las ciudades brasileñas con escala suficiente para justificar la instalación de “casinos resorts”, más allá de Río de Janeiro y San Pablo.

Basta un estudio elemental de viabilidad para concluir que una inversión mínimamente rentable inherente a este modelo de “casino resort” requiere determinada frecuencia de clientes, un volumen de ingresos y una proximidad con el tejido urbano que sólo unos pocos estados de Brasil pueden garantizar.

Esto no impediría que en todos los estados haya “casinos multifuncionales”, donde múltiples actividades recreativas, restaurantes y espectáculos culturales coexistan con la oferta de juego. Pero esto no sería un “casino resort” en el sentido técnico e internacional que se le da al término.

Por eso, supongo que la enunciación que plantea que habrá “casinos resort” en todos los estados brasileños no superará la mera intención política, la cual será desmitificada por la realidad y el pragmatismo.

Por: Diana Rojas - [email protected]
¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook