Edición Latinoamérica
29 de Noviembre de 2020

Según el análisis de Sylvia Kling de Botero, gerente de Asocriadores P.S.I.

“Colombia tiene tres problemas de base para el regreso de la hípica”

“Colombia tiene tres problemas de base para el regreso de la hípica”
Hace siete años, el partidor de caballos en el Hipódromo Los Comuneros de Guarne (en Medellín) dejó de abrir sus puertas. Con esta acción, no solo se paralizó una infraestructura que costó aproximadamente $ 5.000 millones en 2008, sino que se marc
Colombia | 04/11/2015

Hace siete años, el partidor de caballos en el Hipódromo Los Comuneros de Guarne (en Medellín) dejó de abrir sus puertas. Con esta acción, no solo se paralizó una infraestructura que costó aproximadamente $ 5.000 millones en 2008, sino que se marcó el fin de la historia hípica en Colombia, al menos para los juegos de azar.

R

evivir estos tiempos es lo que está tratando de hacer Coljuegos (Consejo Nacional de Juegos y Azar), entidad estatal que expidió el Acuerdo No.179 de 2015, con el que se reglamentan las apuestas realizadas sobre los resultados de carreras de caballos. Y aunque la norma está clara, parece no ser suficiente.

La ausencia de hipódromos idóneos, la capacidad de los criadores de caballos para sacar ejemplares adecuados para este tipo de juegos y atraer la atención de las nuevas generaciones son tres de los aspectos que se deben cumplir para que la apuesta hípica sea una realidad.

“Buscamos fomentar de nuevo la actividad y volver a tener apuestas hípicas. Esa es la razón por la que es obligatorio tener carreras nacionales. Es decir, el reglamento permite hacer apuestas con carreras internacionales que se pueden transmitir en pantallas, siempre y cuando se hagan desde un hipódromo nacional que esté activo”, indicó Cristina Arango, presidenta de Coljuegos.

Hacerlo no es tan fácil y esta es la razón por la que Sylvia Kling de Botero, gerente de Asocriadores P.S.I. (pura sangre inglesa), dijo que si bien la norma es positiva pues legaliza la apuesta hípica y estimula la inversión, no es tan factible su cumplimiento a corto plazo porque hace años se hicieron a un lado estas carreras.

No hay hipódromos

En Colombia existieron alrededor de 15 hipódromos, y antes del que operaba en Medellín, la última infraestructura que había funcionado en Bogotá era el Hipódromo Los Andes que cerró en 1987,hace casi tres décadas.

“Los hipódromos no funcionaron en Colombia porque siempre los terrenos han sido de propiedad privada y cada vez que el dueño de ese lote medía la rentabilidad se daba cuenta que le daba más ingresos vender esa tierra para urbanizar que mantener un hipódromo”, indicó Kling de Botero, quien comentó que si la tierra donde se construyen los hipódromos fuera del Estado, como el predio de El Campín o de la Plaza de Toros, otra fuera la historia.

El único hipódromo que actualmente está activo y que está en el proceso de obtención de la licencia para ofrecer el juego hípico es San Francisco, que está en La Paz (Valledupar) y es propiedad de Juan Paulo Ovalle.

“El lunes o martes saldrá el borrador de la licitación por parte de la Gobernación del Cesar, por lo que creemos que a mediados de diciembre ya podemos tener la concesión y empezar de una vez con la apuestas hípicas. De hecho, ya firmamos una carta de intención para que el grupo mexicano Caliente sea el operador del hipódromo”, anunció Ovalle, quien además destacó que, por ahora, éste será el único hipódromo que esté funcionando en Colombia para apuestas hípicas.

No hay caballos

El caballo que corre en carreras hípicas no puede ser de cualquier raza. Los aptos para este actividad son los pura sangre inglesa, cuyo precio asciende a $12 millones, más el mantenimiento de $500.000 cada mes.

“Criar una especie de este tipo es muy costoso. Los criadores tienen el potencial y, por eso, los pocos criaderos que lo hacen exportan esos ejemplares a Panamá, donde Codere opera los hipódromos”, señaló Kling de Botero.

Pero esta exportación es actualmente muy baja, puntualmente menor a 20 caballos al año, una cifra que cuando funcionaban los hipódromos en Colombia podía sumar 100 ejemplares. Si en este momento todo estuviera listo para arrancar las apuestas hípicas, se tendrían que importar los pura sangre desde Estados Unidos, indicó Kling de Botero.

No hay cultura

¿Sabe lo que es una quiniela?, ¿prefiere la modalidad de apuesta simple place o snow? Si no lo sabe, no se preocupe. La cultura hípica dejó de estar de moda hace casi una década y por eso las actuales generaciones no están familiarizadas con estas apuestas, sin mencionar el conocimiento de términos como el 5 y 6.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    89%
    8 votos
  • No lo he pensado
    11%
    1 voto
  • No me gusta
    0%
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook