Edición Latinoamérica
25 de Octubre de 2020

Entrevista a Carlos Sara, gerente de ventas internacionales de Legendary Distributions

“Baum no da descuentos porque su precio de lista es único y honesto”

(Perú).- A fines de 2013, Legendary Distributions (filial de Legendary Gaming Group) anunció que se convertiría en distribuidor exclusivo de los productos de Baum en América Latina y el Caribe. En esta entrevista, Carlos Sara, gerente de ventas internacionales de Legendary Distributions, repasa cómo se está desarrollando la incursión de la empresa rumana en estos mercados. Baum Games exhibirá sus máquinas en el stand 78 de Perú Gaming Show.

B

aum inició una agresiva campaña para introducir su producto en Latinoamérica. ¿Cómo se va desarrollando esta incursión en el mercado latino?

¡Extraordinariamente! Baum Games se ha presentado en las ferias de Colombia y Panamá. Paralelamente, ya se están probando las máquinas Baum en México y Colombia con excelentes resultados.

¿Baum estará presente en Perú Gaming Show? ¿Qué productos exhibirán?

¡Por supuesto! Baum Games estará en el stand 78 exhibiendo sus gabinetes Up Right y Slant Top, así como sus diferentes versiones multijuegos, para dar a conocer a los operadores peruanos todas las bondades de esta máquina.

¿Cuál es su estrategia de venta respecto a la competencia?

Otras marcas venden sus máquinas por encima de los 20.000 dólares. La estrategia de venta de Baum es muy sencilla: brindar un producto de calidad a un precio honesto para el mercado latino. Nuestra intención es arrasar con el mercado. Para Perú Gaming Show, estamos lanzando un precio promocional inferior a 9.900 dólares por la máquina Up Right, esto incluye todos los impuestos de importación y la máquina se entrega en Lima.

Cada vez los financiamientos de las fábricas son más amigables con estas condiciones. ¿El operador puede comprar máquinas costosas sin afectar su liquidez inmediata?

Es muy probable, pero esta es otra leyenda urbana de la industria: “Compra una máquina de 20.000 dólares y la pagas en 36 meses… se paga sola”. La máquina no se paga sola, la paga el operador que la compró, pero debe trabajar 36 meses para pagarla y luego de este tiempo, la fábrica lanza una nueva plataforma y hay que comprar el nuevo producto y el operador vuelve a entrar a ese círculo vicioso.

Entonces, ¿cuál es la propuesta de Baum?

Ofrecer un producto que se pague en 12 ó15 meses como máximo y que el operador o cliente tenga uno o dos años más para aprovechar la utilidad que genere la máquina, antes de pensar en renovarla.

¿La política de descuentos de Baum igualará a la competencia?

Esta es otra fantasía: “La máquina vale 25.000 dólares, pero te damos un descuento del diez por ciento y hasta el 20…”. Luego del descuento, la máquina sigue quedando en 20.000 dólares. Baum no da descuentos porque su precio de lista es único y honesto.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook