Edición Latinoamérica
18 de Septiembre de 2019

De las empresas IGT, Bally y Multimedia Games

Alabama se queda sin máquinas de bingo electrónico

(Estados Unidos).- Tres compañías internacionales acordaron con el fiscal general Luther Strange retirar de Alabama sus máquinas de bingo electrónico en un plazo de 60 días. En el acuerdo -que excluye a los tres casinos pertenecientes a la tribu Creek- las firmas IGT, Bally y Multimedia Games se comprometieron a trasladar las máquinas que han permanecido inactivas a otros territorios donde puedan generar ingresos.

Les dejamos muy claro cuál es nuestra posición. Nuestra opinión es que estas máquinas son slots ilegales que no coinciden con la definición de bingo que dispone la ley de Alabama”, comentó Strange.

La mayoría de las máquinas de bingo electrónico del estado son propiedad de IGT, Bally y Multimedia Games, y son alquiladas por los operadores de casinos, quienes obtienen una parte de los ingresos.

Por su parte, Cadillac Jack y Hest Technology notificaron a la oficina del fiscal general que ya han retirado sus máquinas. Strange manifestó que, en virtud del acuerdo, las compañías no reconocen haber hecho algo ilegal en Alabama.

J. Mark White, abogado del casino VictoryLand del condado de Macon, indicó que no puede comentar sobre un acuerdo que no vio: “Y no hemos visto ningún acuerdo entre el fiscal general y las firmas fabricantes de las máquinas”.

“Lo último que escuchamos del fiscal general es que quería resolver este problema de una manera ordenada, con una audiencia judicial sobre la legalidad de las máquinas de bingo electrónico”, añadió White.

Al finalizar, resaltó: “Por supuesto, estamos al tanto de la carta que se les ha enviado a las empresas. Hemos oído que está tratando de forzarlas a sacar sus máquinas del estado a pesar de que no ha logrado demostrar o aportar pruebas independientes y creíbles que indiquen que las máquinas son ilegales”.

Los casinos, incluyendo el VictoryLand y el Country Crossing del condado de Houston, cerraron sus puertas luego de las tentativas de allanamiento ordenadas por el grupo de tareas del ex gobernador Bob Riley, quien utilizó la policía estatal para intentar clausurar las propiedades.

Riley sostenía que la apariencia de estas slots no era lo que estaba previsto por las leyes de Alabama que permiten que las organizaciones de beneficiencia operen los juegos de bingo.

Los operadores de bingo electrónico afirman que estos juegos son permitidos por las leyes de beneficencia del bingo y que la tecnología permite el bingo que se juega en las máquinas de zumbido intermitente.

 

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook