Edición Latinoamérica
19 de Septiembre de 2019

La jugada en casinos es el fuerte de estos ingresos

Panamá: la Junta de Control de Juegos recauda más de 41,5 millones de dólares

(Panamá).- La Junta de Control de Juegos (JCJ) logró recaudar 41.599.890 dólares entre enero y noviembre del año pasado, en concepto de apuestas y otras actividades relacionadas con los juegos de suerte y azar.

D

e acuerdo con un informe del Ministerio de Economía y Finanzas, las máquinas tragamonedas tipo A y los casinos completos aportaron en conjunto más de 34 millones de dólares.

Si a esto se le añade lo que la JCJ recaudó en concepto de apuestas en las carreras de caballos, tanto locales como internacionales, la cifra supera los 36 millones de dólares.

El espacio combinado del espectáculo de las carreras de caballos y los casinos, bajo el concepto conocido como racino, ha comenzado a ofrecer dividendos en la operación que se mantiene en Panamá, aunque todavía lejos de las expectativas fundadas en principio.

Hace una década, habría sido una idea descabellada; hoy en día, parece un matrimonio inevitable.

Cada vez más, las necesidades de la actividad hípica en el mundo buscan refugio en el constante y creciente movimiento de los casinos.

Hipódromos como Mountainner, Penn National, Great Lakes Downs, en los Estados Unidos, y los hipódromos de Las Américas (México) y Maroñas (Uruguay) cuentan con la operación de casinos que respalden el espectáculo en vivo.

Panamá no es la excepción; aunque en este caso, aún falta consolidar con mayor firmeza esta alianza económica.

De acuerdo con cifras de la Contraloría General de la República, hasta octubre de 2010, el hipódromo Presidente Remón generó apuestas por 32 millones de dólares, mientras que la transnacional de apuestas y juegos de azar Codere, administradora de la actividad hípica y de seis casinos en Panamá, mantuvo un ritmo de apuestas al alza durante el mismo período.

Hasta el primer semestre de 2010 y de acuerdo con información de su página electrónica, Codere registraba ingresos por 22,4 millones de euros (algo más de 28 millones de dólares). Sin embargo, algunos detalles aún requieren cierta afinación.

Debe recordarse que en junio del pasado año, el presidente Martinelli prometió respaldo al hipismo y la búsqueda de alternativas para mantener a flote económicamente esta actividad.

Y así fue. La Asamblea Nacional aprobó el proyecto de ley 178, donde se estableció que una vez se hiciera el pago del 10% del administrador-operador del hipódromo a la JCJ, producto de sus ingresos brutos mensuales, éste debería “destinar un porcentaje de sus ingresos brutos al pago de premios producto de la actividad hípica”, según el contrato existente entre la administración y los gremios hípicos.

A pesar de esto, persiste la opinión de que se requiere aún más del respaldo económico para garantizar la subsistencia del espectáculo equino.

El caballista Bartolomé Mafla Herrera, ex presidente de la Asociación de Propietarios de Purasangres de Carreras de Panamá (Appucapa), considera “imprescindible” un nuevo aporte para el renglón de premios.

“La hípica requiere de apoyo urgente. En países donde el sistema combinado de hipódromo y casino funciona, los premios se incrementan anualmente, y el espectáculo en vivo es atractivo, precisamente por el aporte que la actividad de casinos le da a la hípica. Aquí necesitamos que se le entregue a la administración un número de máquinas tragamonedas que permitan hacerle frente a este respaldo económico para el funcionamiento del hipismo”, apuntó Mafla Herrera.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook