Edición Latinoamérica
27 de Septiembre de 2021

Estados Unidos

Rechazan la solicitud para instalar slots en el Aeropuerto de Miami

(Estados Unidos).- Los reguladores estatales rechazaron la solicitud del Condado Miami-Dade para obtener una licencia parimutual para instalar máquinas de juego en los pasillos del Aeropuerto Internacional de Miami.

L

os reguladores mencionaron una variedad de razones que incluye el fallo del condado para calificar como “persona” bajo las leyes estatales de licencia.

“Todos los requerimientos deben cumplirse para poder emitir un permiso, y en este caso, tres de los requerimientos no se cumplieron”, dijo Jenn Meale, portavoz del Departamento de Negocios y Regulación Profesional de la Florida.

El estado también multó al condado por no demostrar que podría establecer su operación de juego dentro de un año luego de habérsele otorgado el permiso, y por no demostrar que el lugar estaba disponible para ser usado como una operación parimutual.

Los líderes del condado esperaban obtener un permiso para carreras de caballos en competencias de un cuarto de milla que podría permitir que el aeropuerto agregara máquinas de juegos después de los controles de seguridad. Las carreras de caballos obligatorias -que se exigen para mantener viva la licencia de las máquinas de juego- posiblemente se trasladen para otro hipódromo, como Calder Race Course o Hialeah Park.

Sin embargo, el condado tiene que demostrar que podría celebrar carreras de caballos en alguna parte del aeropuerto, y a su vez el estado continuar sin ser persuadido.

El costo anual de operaciones del Aeropuerto de Miami, incluyendo el servicio de la deuda, ya alcanzó los U$S 600 millones, y aumentará U$S 1.100 millones para 2015 debido a la deuda relacionada con la construcción del aeropuerto y los cada vez altos costos operacionales.

Como parte de una amplia estrategia para encontrar nuevas fuentes de ingresos para el aeropuerto, el condado esperaba recaudar hasta U$S 17 millones anuales de pasajeros aburridos -o cuyo vuelo se retrasó- que jugaran en las máquinas.

“Lo respaldé porque pensé que era una buena idea del aeropuerto”, dijo Carlos Giménez, comisionado del condado. Aunque el condado continúa un proceso de apelación para enfrentar el rechazo del estado, Giménez se negó a seguir una lucha larga. La comisión tendrá que tomar esa decisión en los próximos meses. “Hasta lo que sé, el estado está en contra”, dijo Gimenez.

El abogado de Tallahassee y el cabildero a favor de los juegos Marc Dunbar -contratado por el condado como consultante y la persona que coordinó la solicitud del aeropuerto ante el estado- criticó fuertemente la decisión del estado.

“Algo más que las leyes parimutuales parecen haber motivado esta decisión”, dijo Dunbar en una declaración que dio a conocer. “Hay un gran nivel de arbitrariedad e inconsistencia en la forma que se ha manejado esta solicitud”.

En meses recientes, Dunbar retó agresivamente la afirmación de que el condado no podía tener una licencia para juegos porque no era una “persona”. Un memorando del fiscal general de la Florida parece respaldar el caso del condado.

A principios de este mes, sin embargo, la fiscalía estatal señaló en una carta que envió a los reguladores estatales que su memorando anterior era únicamente un consejo legal, y no constituía una opinión legal oficial.

El personal legal del Departamento de Negocios y Regulación Profesional entonces determinó que el condado, como no era una persona, era inelegible de solicitar un permiso de juego.

Dicha decisión, junto a otras razones que se mencionaron para rechazar la solicitud del aeropuerto, fueron noticias bien recibidas para algunas parimutuales locales. Dos de ellas -Hialeah Park y Flagler Dog Track/Magic City Casino- habían objetado formalmente que el aeropuerto instale máquinas de juego.

Los temores de estas parimutuales se limitaban esencialmente a una palabra: competencia. Flagler recientemente abrió un salón de máquinas de juego a un costo de U$S 54 millones, y está localizado a menos de milla y media del aeropuerto.

El vicepresidente de Flagler Isadore Havenick criticó la idea de instalar máquinas en el aeropuerto. “Al condado se le vendió falsas promesas”, dijo Havenick. “Y aunque nos da pena que no haya conseguido lo que buscaba, seguimos deseosos de trabajar con ellos en el futuro”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook