Edición Latinoamérica
09 de Julio de 2020

Por los sorteos de navidad

La venta de lotería en Colombia crece un 15% en diciembre

(Colombia).- Seis de cada diez mayores de 60 años acostumbran a comprar la lotería, según un estudio realizado por Etesa. “El incremento se debe a las personas que sueñan ganarse la lotería para comenzar bien el año”, dice Claudia Jimena Muñoz, directora de la Federación de Loterías de Colombia (Fedelco).

Además, las loterías motivan una mayor demanda, pues sacan unos productos especiales: los sorteos extraordinarios. En este momento hay tres: Sorteo Extraordinario de Colombia, Los Gordos de la Lotería de Medellín y Los Gordos de la Lotería de Bogotá, que ofrecen sumas elevadas”, indica Muñoz.

Según Fedelco, las loterías del país están jugando 40.000 millones de pesos (más de U$S 20 millones) semanales, entre premios gordos y secos.

La gerente de Etesa, Mery Luz Londoño, explica que en diciembre se incrementa la venta de los diferentes productos gracias a la mayor disponibilidad de dinero, originada principalmente en la prima.

Con eso en mente, agrega, los empresarios del sector ofrecen atractivos adicionales. Por ejemplo, los casinos, controlados por Etesa, establecen premios como carros o casas exentos de impuestos.

Aunque la tendencia general es crecer en esta temporada, el Baloto rompe todas las marcas. Si se comparan los 780,3 millones de pesos (U$S 391.400) vendidos el 3 de enero de este año con los 2.794 millones (U$S 1,4 millones) vendidos el pasado 12 de diciembre se observa un crecimiento de alrededor de 400 por ciento.

De acuerdo con la gerente de Etesa, desde hace cuatro meses el Baloto viene sufriendo un crecimiento exponencial de demanda, fundamentado debido a la acumulación del premio (a la fecha 36.000 millones de pesos - U$S 18,05 millones). De 800 millones de pesos (U$S 400 mil) semanales en ventas se ha pasado a 3.000 millones.

La gerente de mercadeo de Baloto, María Clara Martínez, afirma que, según un estudio realizado en conjunto con Etesa, los estratos que más apuestan son los 1,2 y 3, donde los menores ingresos hacen que la gente le apunte a la suerte. Sin embargo, el grupo se amplía cuando el premio lleva un acumulado significativo, razón por la cual hoy se observa que estratos altos aumentan sus compras de Baloto.

De igual manera, la investigación muestra que el 58 por ciento de la población estudiada acostumbra a jugar o apostar. De los apostadores, el 65 por ciento son hombres.

Entre los jóvenes se encuentra la menor proporción de apostadores: en el grupo de 18 a 24 años sólo el 48 por ciento acostumbra a participar en juegos de suerte o azar. Esta proporción sube al 55 por ciento en el grupo de 25 a 34 años, al 60 por ciento en el rango de 35 a 44 años, al 67 por ciento en el grupo de 45 a 54, y es del 60 por ciento entre los mayores de 60 años.

Mery Luz Londoño, gerente de la Empresa Territorial para la Salud (Etesa), explica que la evasión de las contribuciones que deben hacer los juegos de azar es alta, especialmente en los juegos localizados (casinos y bingos).

Según ella, uno de los principales problemas radica en las máquinas tragamonedas que, aparte de quitarle recursos a la salud, permiten que los niños accedan al juego y se conviertan en adictos (ludópatas), pues hay muchas en las droguerías y las tiendas de barrio.

Según las cifras de Etesa, la evasión en este campo es del orden del 21 por ciento. Anualmente se trasfieren a la salud 110.000 millones de pesos (U$S 55,17 millones), mientras que 25.000 millones (U$S 12,54 millones) se embolatan. La evasión podría ser mayor, aclara, pues no se tiene un inventario completo de la ilegalidad, más dinámica que los instrumentos que se usan para medirla.

La directora ejecutiva de la Fedelco afirma que, con el apoyo de la Fiscalía, su entidad y otras empresas del sector de juegos han desarrollado capacitaciones en todo el país para los diferentes fiscales regionales, con el fin de especializarlos en el tema. La idea es combatir efectivamente este delito, que perjudica los ingresos que se perciben para mantener la salud de los colombianos.

Aunque los resultados son positivos, dice la dirigente gremial, el presidente Uribe debería ayudar al sector, pues existe una serie de restricciones que no permiten mejorar la operación.

“Le hemos solicitado al Presidente su compromiso para presentar el proyecto de reforma de la Ley 643 del 2001, entendiéndolo como salvavidas de importantes recursos para la salud de los departamentos y del Distrito Capital”, contó Muñoz.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook