Edición Latinoamérica
20 de Octubre de 2020

El Principado recibió 2,5 millones de euros en concepto de impuestos

España: el Casino de Asturias ingresó 6,2 millones de euros en 2006

(España).- El Casino de Asturias ingresó 6,2 millones de euros en 2006 y pagó más de 2,5 millones en concepto de impuestos al Principado en esos diez primeros meses de funcionamiento.

E

l gasto medio por jugador se situó en ese periodo en 92 euros. La sala gijonesa abrió sus puertas el 22 de febrero de 2006 en el antiguo cine Hernán Cortés y por ese motivo tuvo que hacer frente el pasado año, por primera vez, a una tasa fiscal específica de la Administración regional que grava su actividad.

Según explicaron fuentes de la Consejería de Economía, ese canon es variable y su base imponible son los ingresos brutos que el Casino obtuvo en el periodo de referencia procedentes exclusivamente del juego. Quedarían fuera, pues, de este gravamen, los ingresos de las instalaciones que complementan la oferta actual del casino como el centro de interpretación del cine de Asturias, el restaurante As de Picas y la sala de fiestas Acapulco.

En Asturias el juego se penaliza con una fiscalidad más alta que en otras comunidades autónomas españolas donde las industrias del juego están más desahogadas por parte de la administración. El pasado año el Casino tuvo que tributar de media el 43,5% de sus ganancias de juego, mientras que en las salas de bingo ese porcentaje que se lleva la Administración regional se reduce al 20%. El culpable de esta situación, según fuentes del sector, la tiene una tasa dividida en cuatro tramos impositivos que obliga a tributar hasta el 55% de lo jugado en su nivel más alto.

La entrada en escena del casino ha incidido de forma notable en el aumento de lo que recaudan las arcas regionales en materia de juego. Según los datos facilitados por la consejería que dirige Jaime Rabanal, la tasa fiscal aplicada a la sala recreativa gijonesa representa en estos momentos el 5,8% de lo que ingresa tributariamente el Principado por este concepto.

En total, la Administración autonómica recaudó el pasado año 43,7 millones de euros por la actividad de los negocios de juego. A la cabeza se sitúa la tasa fiscal que se aplica a las máquinas recreativas, popularmente conocidas como tragaperras (24,1 millones). Le siguen los impuestos de los bingos (16 millones), el casino (con los referidos 2,5 millones) y las combinaciones aleatorias, esto es, sorteos con premios en metálico o en especies (77.400 euros). En cuanto pasen los dos años de exención, el Casino deberá abonar otro tributo, esta vez municipal, el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), como hacen todas aquellas empresas del municipio que facturan más de un millón de euros.

Desde que la sociedad Casino Bahía de Gijón, perteneciente al Grupo Carbajosa, empezó a explotar la sala, se han producido diversos cambios en la oferta del centro derivados de la falta de rentabilidad de algunos juegos. Así, por ejemplo se han retirado la rueda de la fortuna, la ruleta francesa y el punto y banca. Actualmente los juegos que centran la actividad del complejo local son el póker, el black jack y la ruleta americana.

También ha aumentado en este casi año y medio la cuantía mínima de las apuestas. Cuando abrió era posible jugar a partir de un euro con el objetivo empresarial de popularizar esta actividad entre los asturianos. Sin embargo, ahora la apuesta más baja son dos euros y medio. El precio simbólico de acceso a las instalaciones, eso sí, sigue siendo el más barato de España: un euro.

Otros cambios han afectado a la plantilla de la sala, donde ha habido en este tiempo numerosas bajas y altas, aunque se mantienen los niveles de empleo por encima de las 200 personas.

Los análisis en materia de juego son resbaladizos, ya que siempre hay un tiempo de aclimatación en los casinos, además de diferentes tipos de jugadores y también diferentes ofertas de juegos dentro del mismo recinto.

En todo caso, el estudio de los datos de los casinos de toda España y su evolución desde 1990 indica un descenso de visitantes hasta 2003 que experimenta un ligero repunte en los dos años siguientes. Según la última memoria disponible de la Comisión Nacional del Juego, entre 1990 y 2005 (último año analizado) se pasó de 3,2 millones de visitantes a 3,4 millones.

Sin embargo, el número de casinos no ha parado de crecer en ese mismo periodo hasta las 30 actuales, al igual que ha sucedido con el gasto de los jugadores. Sólo en 2005 ingresaron por juego un 16% más que en 2004. El gasto medio en ese último año de referencia se situó en 95 euros por jugador, aunque esa cifra no incluye las propinas, ni tampoco las máquinas de tipo 'C' (aquellas que sólo se pueden instalar en los casinos y cuyo premio depende siempre de la azar). Si se suman esas dos variables, el desembolso medio se eleva a 158 euros.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook