Edición Latinoamérica
17 de Septiembre de 2019

El 80% de los estadounidenses ha jugado al menos una vez en su vida

La proliferación de casinos en Estados Unidos crea cada vez más ludópatas

(Estados Unidos).- Keith White, presidente del Consejo Nacional sobre los problemas del juego, una ONG creada en 1972, aseguró que “Estados Unidos siempre ha sido un país de jugadores”. Según las cifras oficiales, el 80% de los estadounidenses ha jugado al menos una vez en su vida, el 65% durante el año pasado. Entre los adultos estadounidenses un poco más del 1% serían jugadores “enfermizos” o “compulsivos”.

E

ntre los adultos estadounidenses un poco más del 1% serían jugadores “enfermizos” o “compulsivos”, es decir, aproximadamente dos millones de personas, una proporción que crece gradualmente, mientras cada año aumentan las posibilidades de jugar en el país.

“Hoy se pueden comprar billetes de lotería en cualquier tienda de comida, el juego de lotería en Internet se desarrolla a gran velocidad y cada vez aparecen más casinos”, afirmó Edward Looney, quien preside el Consejo en New Jersey sobre los problemas del juego.

“Solo dos Estados no han legalizado el juego en Estados Unidos”, recordó Loones al referirse a Utah y Hawai.

Según Daniel Heneghan, portavoz de la comisión de control de los casinos de Nueva Jersey, donde se encuentra Atlantic City, el segundo destino del juego en Estados Unidos tras Las Vegas, aproximadamente 600 personas al mes solicitan que no se les admita en los casinos del Estado. Y este número aumenta regularmente.

Para los profesionales del sector, cualquiera puede “engancharse” al juego, pero la tasa se multiplicaría por dos en los menores de 25 años.

Al principio el jugador compulsivo vive una fase llamada “ganadora”, durante la cual las pérdidas se atribuyen a la mala suerte, explican los profesionales. Después llega la fase “perdedora”, en la que el jugador pide prestado dinero, esconde sus pérdidas, y juega todavía más. A esta fase sucede, por último, la fase de la “desesperación” en la que el jugador se obsesiona por la idea de encontrar dinero para poder jugar, fase que a veces lleva hasta el suicidio.

En Estados Unidos las asociaciones para jugadores compulsivos se hicieron cargo del problema desde principios de los años 80. La prevención pasa en la actualidad por conferencias en las escuelas, campañas mediáticas, o publicitar los números de ayuda para los jugadores.

“Los Estados que legalizan el juego, tienen la obligación de financiar una parte de los programas de prevención”, dijo White.

Pero, continuó White, “existe siempre un conflicto de intereses ya que tanto los Estados como los casinos buscan maximizar las ganancias generadas por el juego”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook