Edición Latinoamérica
26 de Octubre de 2020

Además de siete oficinas de administración de salas de juego

Brasil: la Justicia cierra 22 bingos en Río de Janeiro

(Brasil).- La Justicia Federal determinó la prohibición de 22 bingos y siete oficinas de administración de salas de juego en Río de Janeiro y en Duque de Caxias. Cumpliendo con la orden, agentes de la Policía Federal (PF) lacraron todas las máquinas tragamonedas y cubrieron los letreros de los establecimientos.

E

n la lista de los locales cerrados está el Bingos Reis de Ouro, en Madureira, que funcionaba con el nombre fantasía de Intendente y, según investigaciones de la Policía Federal, era controlado por Flávio da Silva Santos, apresado hace cuatro meses, acusado de trabajar para el agente de juego del bicho Rogério Andrade, capturado en septiembre.

Los otros bingos cerrados son: Asa Bingo (Ramos), Arpoador, Barra Bingo, Assembléia, da Praia (Barra), Campo Grande, Carioca, Cidade (Centro), Grande Rio (Caxias), Café do Gol (Barra), das Nações (Bonsucesso), Norte Rio (Madureira), West (Campo Grande), Recreio, Saens Pena, Taquara, Scalamare (Leblon), Ipanema, Imperial (Centro), Rio Branco y Olímpico (Copacabana).

La decisión judicial fue expedida por la jueza Marcella Araújo de Nova Brandão, de la 6º Cámara Federal, a partir de la acción civil propuesta por el Ministerio Público Federal (MPF), en 2003.

Desde entonces, las salas de apuestas funcionaban amparadas por permisos, que, de acuerdo con el procurador federal Luiz Fernando Lessa, perdieron el valor porque fueron archivadas por el Supremo Tribunal Federal (STF). “Creo que es muy difícil que esos bingos vuelvan a funcionar. Sólo si hubiera un cambio en la legislación”, explicó el procurador.

Lessa agregó que solamente otros cuatro bingos permanecen abiertos en Río porque fueron creados después de la acción pública. “Esas salas de juego están funcionando de forma irregular. Ya estamos preparando una acción para poder cerrarlas también”, advirtió el procurador. Los establecimientos que aún están abiertos son: Vila Isabel, Haddock Lobo, Marques de Abrantes y Laranjeiras.

El MPF informó que, desde 2003, seis mil máquinas tragamonedas fueron lacradas en bingos y que, después que la PF realice pericias en los equipos, los dueños de las salas de apuestas podrán ser procesados. “Si queda probado que los equipos poseen dispositivos cuya importación está prohibida, los responsables podrán responder por los crímenes como la formación de mafias, contrabando y hasta lavado de dinero”, dijo Lessa, agregando que la Justicia aún no sabe quienes son los verdaderos dueños de los bingos.

En una nota, la Asociación de administradores de Bingos del Estado de Río de Janeiro (Aberj) informó que los abogados de la entidad “están analizando el caso para definir cuál es el recurso adecuado para la decisión”. Según la Aberj, dos mil personas fueron dimitidas con el cierre de 13 salas en octubre y ahora otras cuatro mil corren el riego de perder el empleo.

Los frecuentadores lamentaron la clausura. “Es una tristeza para los clientes. Vengo siempre con mi mujer, hacemos muchos amigos y sólo gastamos lo que podemos”, lamentó el jubilado José de Carvalho, de 68 años, frente al Bingo Saens Pena.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook