Edición Latinoamérica
22 de Julio de 2019

Fuerte crecimiento

República Dominicana: las bancas deportivas y de lotería manejan más de U$S 635 millones anuales

(República Dominicana).- Del 2001 a diciembre de 2006, las bancas de lotería se duplicaron, al pasar de 12.466 a 24.816, según los registros de la Lotería Nacional. En los últimos cinco años las bancas deportivas y de lotería se propagaron por todo el país, moviendo más de U$S 635,54 millones por año y sin pagar impuesto sobre la renta, sino sólo un gravamen inferior al 5% de sus ganancias.

L

as franquicias de apuestas deportivas aumentaron a su vez 74,12%, al pasar de 800 establecimientos en el 2000, a 1.393 en 2006, según estadísticas de la Secretaría de Estado de Deportes, Educación Física y Recreación (Sedefir) y de la Asociación Nacional de Bancas Deportivas.

De acuerdo con Ricardo Nadal Martínez, presidente de la Asociación, las bancas deportivas crecían antes a un ritmo de 30 locales por año. Sin embargo, en 2006 se produjo un incremento extraordinario, cuando se anunció que las licencias serían congeladas por tres años y los propietarios, entre ellos algunos funcionarios públicos, decidieron expandirse antes de que se cancelaran los nuevos permisos.

La Ley 29-06, de 2006, otorgó a las bancas deportivas el derecho exclusivo para la operación de las máquinas tragamonedas, que antes operaban incluso en colmados, y congeló hasta abril de 2009 la emisión de nuevas licencias de apertura. Nadal Martínez estimó que el monto de apuestas deportivas al año es de RD$ 6 mil millones (U$S 190.663.828), mientras que el director de Finanzas de la Federación Nacional de Bancas de Lotería (Fenabanca), Delsio Reyna, consideró que ese negocio mueve RD$ 12 mil millones (U$S 381.327.656) al año.

En enero pasado, el administrador de la Lotería Nacional, Ramón Rivas, estimaba que las diferentes modalidades de juego (bancas de lotería y deportivas) mueven RD$ 20 mil millones al año (U$S 635.546.093), de los cuales más de la mitad corresponden a las bancas de lotería.

Las autoridades carecen de una cifra exacta de las ganancias que generan las bancas, ya que al rendir declaración de impuestos resulta imposible estimar los montos. Una fuente del sector que ha estudiado el fenómeno de la expansión de las bancas, consideró que esas estimaciones están aún muy por debajo del dinero que se mueve al año. Estimó que en el país se apuesta más de RD$ 76 mil millones (U$S 2.415.075.153) al año en bancas de lotería, deportivas, lotos, tragamonedas, casinos, galleras, hipismo, fracatanes, bingos, billetes y quinielas.

“Si los representantes de las diferentes modalidades de juego pagaran Impuesto Sobre la Renta, el Estado recaudaría al año al menos RD$ 17 mil millones (U$S 540.214.179); en la actualidad lo que recibe es RD$ 1.100 millones (U$S 34.955.035) por el impuesto único”, expresó, aunque según las cifras de Sedefir y de la DGII, la recaudación es de RD$ 986.976.000 (U$S 31.363.437).

Las bancas de lotería y deportivas no pagan Impuestos Sobre la Renta (ISR), sino sólo una tributación única por licencia de operación anual.

La Ley de Rectificación Tributaria 495-06, aprobada en diciembre pasado, aumentó 20% el impuesto único. Cada banca de lotería, según el artículo 36 de la citada ley, paga a la Lotería Nacional RD$ 31.000 (U$S 985.096) anuales, de los cuales administra el 40% y deposita el 60% en una cuenta especial en la Tesorería Nacional. Por lo tanto, las 24.816 bancas de lotería deben pagar, en conjunto RD$ 769.296.000 (U$S 24.446.153) al año.

Según el artículo 36 de la Ley 495-06, el impuesto único aplicable a las bancas deportivas es de RD$ 180.000 anuales (U$S 5.719) en Santo Domingo, Distrito Nacional, La Vega, San Francisco de Macorís y Puerto Plata. En las demás provincias cada una paga RD$ 120.000 (U$S 3.813) al año. Esta tributación es pagada en Sedefir, que deposita el 60% en una cuenta en la Tesorería Nacional y administra el 40% restante. Las otras 1.393 pagan al año en total RD$ 217 millones (U$S 6.895.675).

El encargado del Departamento de Fiscalización de Bancas de Sedefir, Frank Medina, recordó que en 1999, la Ley 80-99 dispuso que las bancas deportivas pagaran gravámenes, incluido el anticipo del 1,5% del ISR, a la Dirección General Impuestos Internos (DGII), de forma independiente al pago de la licencia de operación anual. Los representantes del sector se quejaron, argumentando que la tributación tendría un impacto negativo.

Medina detalló que ese paso de Sedefir a la DGII resultó lesivo en las recaudaciones y muchas bancas se fueron a la clandestinidad, por lo que en 2002 se optó por devolver a Sedefir el cobro del impuesto único anual por concepto de la licencia o permiso de operación y eliminar el ISR.

Ley 140-02, que modificó la 80-99, define a estos establecimientos como “Bancas de Apuestas a los Deportes Profesionales”, sin vincularlos con los juegos de azar, y con ello devuelve a Sedefir la autoridad exclusiva para fiscalizarlos.

Desde 2006, las bancas deportivas también operan las máquinas tragamonedas. Según Nadal Martínez, presidente de la Asociación, hay más de cuatro mil de esas máquinas en los diferentes establecimientos. El empresario indicó que esa decisión contribuyó a que desaparecieran más de 40 mil máquinas, que funcionaban de manera ilegal. Por operación de estos aparatos, las bancas deportivas pagan un impuesto mensual a la Secretaría de Hacienda (Finanzas).

Tras la promulgación de la Ley de Rectificación Tributaria pagan por cada máquina entre RD$ 4.400 (U$S 139) y RD$ 5.200 (U$S 165) al mes, dependiendo de la localidad en donde funcionen. Las máquinas tragamonedas también funcionan en los casinos de juegos, que son los únicos establecimientos de apuestas que tributan en la DGII. Durante el período enero-diciembre de 2006, los casinos pagaron RD$ 101 millones (U$S 3.209.508) a la DGII. En 2005 tributaron RD$ 72,78 millones (U$S 2.312.752).

A pesar de la proliferación de las bancas de lotería, las regulaciones concernientes a este sector están establecidas en un decreto, el 571. El proceso de legalización comenzó en 2001, cuando había 12.466. Para Fenabanca, que agrupa a 36 asociaciones, la disminución de la distancia de 400 metros a 200 reglamentarios, entre un establecimiento y otro, en la gestión pasada, contribuyó a un incremento desmedido de bancas.

En la actual administración se volvió a poner los 400 metros de distancia. “Se ve grosera la cantidad de bancas de lotería”, dijo Leoncio Alcántara, presidente de Fenabanca, al estimar que hay entre cinco mil y siete mil bancas de lotería ilegales en el país.

“Entendemos que las bancas de lotería ya han llegado a su punto máximo”, expresó William Rosario, presidente de la Asociación de Bancas de Lotería del Distrito Nacional. A juicio de Rosario, es necesaria la aprobación de una ley que establezca sanciones penales para los ilegales. “Las sanciones que hay son un paño con pasta”, expresó Rosario, al referirse que la penalización que recibe una persona que opera una banca ilegal es tan solo la incautación del dinero y de los equipos.

Antes de que se produjera el congelamiento de las licencias de bancas deportivas, la apertura de uno de estos establecimientos implicaba un pago de RD$ 220 mil (U$S 6.991). La ley 29-06, que congeló por tres años la emisión de nuevos permiso, no prohibió lo relativo a los traslados, traspasos y cambios de nombre de las bancas deportivas. Por cada uno de estos tres conceptos, el propietario debe pagar a Sedefir RD$ 5 mil (U$S 158).

La distancia mínima establecida para instalar estos locales es mayor que la de las bancas de lotería, es decir, un mínimo de 500 metros entre uno y otro. El derecho para iniciar las operaciones de una banca de lotería se obtiene con un pago único de RD$ 50 mil (U$S 1.588). También la Lotería Nacional establece que el solicitante debe ser dominicano, mayor de edad y no tener ningún antecedente penal. Además de solicitar un supervisor en el Departamento de Fiscalización y un inspector de Fenabanca para determinar que se cumple con los requisitos. El establecimiento donde operaría la banca de lotería debe estar a más de 400 metros de distancia de la banca legal más cercana. Para el traspaso de una de estos establecimientos se debe pagar RD$ 500 (U$S 15). Para el cambio de nombre y traslado, el pago es de RD$ 700 (U$S 22), una declaración que motive el cambio y el último recibo de pago de la franquicia.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook