Edición Latinoamérica
08 de Julio de 2020

A pedido de la Federación Andaluza Jugadores de Azar Rehabilitados

Reclaman mayores controles sobre las tragamonedas en Andalucía, España

(España).- Aunque uno de los compromisos del Gobierno Andaluz era modificar la Ley del Juego, ésta aún no se ha cambiado, y la actual -que data de 1986 según la Federación Andaluza Jugadores de Azar Rehabilitados (FAJER)- tampoco se cumple, porque los menores de 18 años siguen teniendo acceso a los juegos de azar.

L

os jugadores rehabilitados andaluces exigieron mayores controles remotos para las tragamonedas, como los que tienen las expendedoras de tabaco en españa, hecho que, según creen, “imposibilitaría el acceso a los menores a las máquinas recreativas de los bares”, ya que si se aprobara un decreto de la Ley del Juego al respecto, los empleados de hostelería accionarían la máquina “al comprobar que el cliente tiene cumplidos 18 años”.

Dicho decreto, afirma el presidente de la Federación Andaluza de Jugadores de Azar, Juan Luis Suárez, “ya existe en Murcia”.

En cambio, en Andalucía las máquinas tragamonedas han ido cambiando durante los últimos años mediante reglamentos pero, para modificar el régimen sancionador la Consejera de Gobernación, Evangelina Navarro apuntó que debe hacerse mediante una ley pero, la propia Consejera el verano pasado consideró “inoportuno” modificarla, pese a exigirse por esta federación andaluza durante años y establecerse como compromiso político por la Junta de Andalucía.

En España hay más de 800.000 jugadores patológicos, el 1,8% de la población, y en Andalucía, según los últimos estudios de FAJER, hay 127.000 ludópatas, cifra que supone ser la comunidad española con mayor incidencia de este problema.

En Andalucía hay una asociación por provincia que trata a estos enfermos, y desde 2006 la Junta paga los gastos de dichas asociaciones pero, lo que éstas exigen es dejar de recibir subvenciones para tratar a estos enfermos y hacer un concierto con la Junta para cobrar por paciente y tratamiento, como ocurre en otras asociaciones de drogodependencia.

Además, dichas asociaciones acusan a la Junta de no tratar a la familias de estos adictos porque según explican, en los centros públicos, provinciales y comarcales, no reciben ayudas de la Junta y son sólo estas asociaciones las que atienden a las familias con terapias y otras actuaciones, “hecho muy complicado ya que son familias enteras las que sufren la adicción de un miembro de la familia”, afirma el presisidente de FAJER.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook