Edición Latinoamérica
03 de Diciembre de 2020

En contra del permiso de operación otorgado en Talcahuano

Chile: Rechazan la solicitud de invalidación presentada por Universidad de Concepción-Enjoy

(Chile).- El Consejo Resolutivo resolvió en forma unánime rechazar la acción de invalidación presentada por Operaciones Casino del Sur S.A. (Universidad de Concepción- Enjoy), al considerar que no existe fundamento para revertir la decisión adoptada en julio de 2006 por el órgano colegiado de otorgar el permiso de operación disponible en el Gran Concepción a Marina del Sol S.A.

E

l Consejo Resolutivo rechazó en forma unánime la acción de invalidación, por lo que el proyecto integral que fue autorizado en forma unánime y colegiada a Marina del Sol S.A. el 11 de julio de 2006 continúa su desarrollo.

Fueron analizados los argumentos de la solicitud de invalidación relativo a la decisión adoptada el 11 de julio de 2006 presentado por Operaciones Casino del Sur S.A. el 2 de agosto de 2006 como, asimismo, los antecedentes complementarios enviados por la misma sociedad con fecha 3 de noviembre de 2006, es decir, tres meses después.

Colegiada y unánimemente conforme a sus facultades legales, el Consejo Resolutivo se pronunció respecto de cada uno de los aspectos formulados por la sociedad de propiedad en partes iguales de Universidad de Concepción y Enjoy.

La sociedad que presentó la acción de invalidación argumentó que la adjudicación efectuada por la Superintendencia a la Universidad del Bío-Bío de la licitación pública de consultoría para levantar información en las áreas de arquitectura, ingeniería y seguridad de los cinco proyectos postulantes en la Octava Región, habría arrojado vicios en la actuación de la Universidad del Bío-Bío y generado perjuicios a Operaciones Casino del Sur S.A.

A juicio de Operaciones Casino del Sur S.A., los vicios y perjuicios se fundamentaban en un supuesto “conflicto de intereses” debido a la existencia de un “Acuerdo de Declaración de Intenciones” entre Marina del Sol S.A. y la Universidad del Bío-Bío fechado el 22 de junio de 2005, para evaluar la factibilidad de una donación futura por parte de la sociedad a dicha casa de estudios, con el objetivo de desarrollar actividades culturales y artísticas en caso de que Marina del Sol S.A. obtuviera un permiso de operación.

El Consejo Resolutivo determinó que:

a. El “Acuerdo de Declaración de Intenciones” nunca tuvo validez legal alguna.

Debido a que el “Acuerdo de Declaración de Intenciones” fue fechado el 22 junio de 2005, y a que la licitación pública de la consultoría se inició el 24 de febrero de 2006, el acuerdo para evaluar la factibilidad de una donación futura siempre careció de todo efecto jurídico porque sólo habría sido legalmente válido si el Rector de la Universidad del Bío-Bío hubiera dictado el decreto universitario procedente, previa aceptación del ofrecimiento de donación futura efectuado por la Junta Directiva de la Universidad del Bío-Bío. En efecto, en los 8 meses transcurridos entre el 22 de junio de 2005 y el 24 de febrero de 2006, el señalado trámite que le habría dado validez legal, jamás fue iniciado por las autoridades de la casa de estudios, por lo que nunca cumplió con los requisitos establecidos en la normativa que crea la Universidad del Bío-Bío, ni tampoco con las demás normas particulares establecidas por la Contraloría General de la República sobre la formalidad requerida para ejecutar dichos actos de la administración.

b. La Universidad del Bío-Bío siempre se encontró habilitada para participar en la licitación pública efectuada por la Superintendencia, conforme a las bases establecidas por el organismo regulador.

Cuando la casa de estudios participó en la licitación pública llamada por la Superintendencia el 22 de febrero de 2006, al carecer de todo vínculo legal con Marina del Sol S.A., no se encontraba inhabilitada por “conflicto de intereses” para participar en ella. La licitación pública de la Superintendencia fue adjudicada a la Universidad del Bío-Bío el 28 de marzo de 2006, y el 24 de agosto de 2006 dicha casa de estudios informó vía oficio a la Superintendencia acerca de la inexistencia de todo efecto y validez legal del “Acuerdo de Declaración de Intenciones” del 22 de junio de 2005.

“(...) nuestra Corporación y Marina del Sol S.A. convinieron en no perseverar en el acuerdo anterior, el cual no había tenido eficacia nunca, al no haber sido debidamente aprobado por la autoridad universitaria mediante el correspondiente decreto (…)”.

c. La adjudicación de la licitación pública a la Universidad del Bío-Bío por parte de la Superintendencia, no generó perjuicio alguno a Operaciones Casino del Sur S.A.

En el Proceso 2005-2006, la Superintendencia efectuó el 22 de febrero de 2006 el primer llamado a licitación pública destinado a las universidades del país para la consultoría en las áreas de arquitectura, ingeniería, diseño y seguridad de los proyectos concursantes en las regiones de las zonas norte y sur del país. La casas superiores de estudios que se adjudicaron la consultoría el 28 de marzo de 2006 fueron la Universidad de La Serena (II y III regiones); la Universidad Austral de Chile (X y XII regiones); y la Universidad del Bío-Bío (VIII y IX regiones).

Las universidades debían emitir informes respecto de un máximo de 375 puntos por proyecto, equivalentes a un 18,8% del total de 2.000 puntos que podía alcanzar conforme a los criterios de evaluación establecidos en la Ley N° 19.995, o representativos del 28,8% del máximo de 1.300 puntos que podía ponderar la Superintendencia conforme al Decreto Supremo N°211 del Ministerio de Hacienda.

Conforme a ello, a las universidades les correspondió levantar información y emitir informes respecto de tres factores legales de evaluación, y de un indicador perteneciente a un cuarto factor de evaluación: factor “Ubicación, calidad y diseño de las instalaciones: De 0 hasta 250 puntos; factor “Conexión con servicios y vías públicas”: De 0 hasta 50 puntos; factor “Relación armónica con el entorno: De 0 hasta 50 puntos; indicador “Impacto en los medios de transporte”: De 0 hasta 25 puntos.

A juicio de la sociedad que solicitó la invalidación, debido al “Acuerdo de Declaración de Intenciones” la Universidad del Bío-Bío habría actuado en el ejercicio de la consultoría en contravención a las bases del convenio establecido como consultora de la Superintendencia, generando perjuicios a Operaciones Casino del Sur. S.A. El Consejo Resolutivo analizó el argumento y observó que en los factores de evaluación correspondientes a la consultoría efectuada por la Universidad del Bío-Bío, Operaciones Casino del Sur S.A. obtuvo un puntaje superior (281,3 puntos) al obtenido por Marina del Sol S.A. (271,9 puntos). En definitiva, la Universidad del Bío-Bío informó con menor puntaje a la sociedad con la que supuestamente existía un “conflicto de intereses”, lo que demuestra que la casa de estudios cumplió técnicamente con la labor encomendada por la Superintendencia.

Debido a que los cinco proyectos que postulaban en la zona de influencia geográfica del Gran Concepción obtuvieron el mínimo legal de 1.200 puntos que habilitaba para obtener un permiso de operación, en las propuestas de asignación efectuada por el Superintendente ante el Consejo Resolutivo todos fueron incluidos. Como se observa, el proyecto de la sociedad adjudicataria obtuvo 1.706,13 puntos, es decir, 77,80 puntos más que el proyecto que obtuvo el segundo mayor puntaje, y 124,54 puntos más que el postulado por la Operaciones Casino del Sur S.A. que alcanzó el tercer lugar dentro de los cinco postulantes.

Por ello, en su resolución administrativa de rechazo a la acción de invalidación presentada por Operaciones Casino del Sur S.A., el Consejo Resolutivo dejó claramente establecido que ni los informes de la Universidad del Bío-Bío, ni tampoco las cinco propuestas de asignación efectuadas por el Superintendente, fueron los que determinaron su decisión de otorgar el permiso de operación disponible en el Gran Concepción a Marina del Sol S.A. En consecuencia, fue el propio Consejo Resolutivo el que conforme a sus facultades privativas de decidir los otorgamientos y denegaciones de permisos de operación en el país, resolvió asignar a Marina del Sol S.A. el permiso de operación de casino de juego tras analizar exhaustivamente cada uno de los proyectos postulantes.

El Consejo Resolutivo también analizó los tres nuevos argumentos presentados por Operaciones Casino del Sur S.A. el 3 de noviembre de 2006, es decir, tres meses después de haber presentado la acción de invalidación.

a. El proyecto adjudicatario es factible de construir conforme a lo establecido por la Dirección de Obras Municipales de la Municipalidad de Talcahuano, autoridad administrativa que legalmente cuenta con las atribuciones para pronunciarse sobre la materia impugnada.

A juicio de Operaciones Casino del Sur S.A. el proyecto de Marina del Sol S.A. no podría ejecutarse porque no cumple con las exigencias planteadas por la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción (OGUC) en cuanto a la necesidad de enfrentar vías expresas al tratarse de un proyecto de categoría de “Equipamiento Mayor” por considerar una carga de ocupación superior a las cuatro mil personas y contemplar más de mil estacionamientos.

Al respecto, en su rechazo a la acción de invalidación el Consejo Resolutivo estableció que el proyecto integral que obtuvo el permiso de operación disponible en el Gran Concepción, es absolutamente factible de construir de acuerdo con lo informado de manera categórica por la Dirección de Obras Municipales de la Municipalidad de Talcahuano, autoridad administrativa que legalmente cuenta con las facultades para emitir pronunciamiento sobre la materia.

“(…) el proyecto integral Casino Marina del Sol compuesto por el proyecto específico de Casino y demás proyectos complementarios, es viable de aprobar su construcción a través de los Permisos de Edificación que correspondan, sin que exista la obligación de enfrentar una vía expresa”.

b. El retazo de terreno cuestionado por Operaciones Casino del Sur S.A., no formó parte de la propuesta de obras física y especialmente vinculadas que fueron evaluadas técnicamente como parte del proyecto integral de Marina del Sol S.A.

Operaciones Casino del Sur S.A. argumentó que el proyecto de Marina del Sol S.A. incluiría terrenos de propiedad de la Dirección General de Aeronáutica Civil, y Marina del Sol S.A. no contaría con los contratos que acreditan arrendamiento o comodato, instrumentos exigidos por la Ley N°19.995 para considerar el terreno como parte del proyecto.

El Consejo Resolutivo rechazó el argumento estableciendo que el terreno cuestionado por Operaciones Casino del Sur S.A. es colindante al proyecto integral de Marina del Sol S.A., por lo que nunca fue considerado como parte de la propuesta efectuada por Marina del Sol S.A., y la acreditación o no de su arrendamiento o comodato es una materia totalmente desvinculada del Proceso 2005-2006 en el Gran Concepción.

c. Marina del Sol S.A. consideró obras adicionales física y espacialmente vinculadas al casino de juego a través de canales navegables, una laguna, y la red pavimentada de vías peatonales y ciclovías, estructuradas en una unidad urbanística acorde con lo exigible a un proyecto integral por la Ley N°19.995 y el Decreto Supremo N°211.

Operaciones Casino del Sur S.A. argumentó que el proyecto de Marina del Sol S.A.:habría sido evaluado por la Superintendencia considerando una laguna como “el elemento conector” para las demás obras física espacialmente vinculadas al proyecto de casino de juego. “Sólo las obras que se conectan circundando de manera inmediata a dicha laguna, podrían estimarse como componente del proyecto integral”.

“Cualquier obra o elemento que no esté conectado” a la laguna, “escaparía al concepto de proyecto integral y no podrían ser objeto de evaluación y menos aún de ponderación”.

El Consejo Resolutivo rechazó el argumento al establecer que legalmente todos los proyectos integrales debían considerar obras adicionales física y espacialmente vinculadas al casino de juego, a través de instalaciones urbanísticas adecuadas conforme a la Ley N°19.995 y al Decreto Supremo N°211.

La unidad urbanística existente en el proyecto de Marina del Sol S.A. a través no sólo de la señalada laguna sino, además, de los canales navegables y de la red pavimentada de vías peatonales y ciclovías, fue acreditada en los planos del proyecto, evaluada en su mérito técnico por la Superintendencia, y finalmente analizada por el Consejo Resolutivo al sesionar para decidir sobre las cinco propuestas efectuadas en el Gran Concepción.

Dada la ponderación superior que comparativamente alcanzó el proyecto integral de Marina del Sol S.A. con 1.706,13 puntos, es decir, 124,54 puntos más que el postulado por Operaciones Casino del Sur S.A. que sólo alcanzó el tercer lugar dentro de los cinco postulantes en el Gran Concepción, el Consejo Resolutivo otorgó el 11 de julio de 2006 en forma unánime y colegiada el permiso de operación disponible a Marina del Sol S.A.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook