Edición Latinoamérica
24 de Noviembre de 2020

Declaraciones de Ricardo Notari, presidente de la Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera

Chile: "Soy partidario de vender nuestras acciones del Club Hípico”

(Chile).- Ricardo Notari, presidente de la Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera A.G. (APCC), apuesta por la llegada de nuevos recursos a la entidad gremial y adelantó en qué consistirá la futura alianza que se producirá entre propietarios y criadores, que prometen crear una organización lo más parecida a la tradicional TOBA norteamericana.

C

uando Ricardo Notari Choppelo llegó a la presidencia de la Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera A.G., en septiembre de 2006, declaró de inmediato que lo más importante en un comienzo era seguir la senda de Marcial Zegers, ex presidente de la institución, fallecido en agosto del año pasado. Hoy, a casi cinco meses de su desembarco en la entidad, la APCC parece navegar en aguas tranquilas, con una serie de proyectos y cambios.

Usted asumió la presidencia de la APCC en un momento muy especial, y a causa de la lamentable muerte de Marcial Zegers. Hoy, con casi cinco meses de mandato, ¿qué balance hace de su gestión?

El objetivo principal era posicionarnos como la asociación gremial hípica más importante del país, y creo que de a poco lo vamos logrando. En noviembre pasado obtuvimos la presidencia de la Comisión Calificadora de Propietarios, algo que era anhelado por muchos de nosotros. Además, el Proyecto Bicentenario va viento en popa. Muchas de las cosas que prometimos en él ya están funcionando, como la Red de Asistencia Clínica y Veterinaria, a cargo de Gonzalo Filgueira. En tanto, otras ideas que necesitan de un plazo más largo para que se concreten, como el cambio de sede social, aún siguen vigentes, por lo que el balance, hasta el momento, es muy positivo.

¿Han llegado más socios en el último tiempo?

Afortunadamente sí. De hecho, quisiera aprovechar su pregunta para responder a una crítica que siempre se nos ha hecho, en el sentido de que nuestros propietarios no representan un porcentaje importante del total de dueños de caballos de carrera. Eso es falso.

¿Cuántos asociados tienen en la actualidad?

Hicimos una concienzuda revisión de los propietarios que participaron el año pasado con sus caballos en los hipódromos centrales, y son más de 450, con un promedio de tres ejemplares por stud. No me parece una cifra despreciable, porque hablamos de más de 1.000 pura sangres. No creo que sea un número poco representativo.

Además del cobro del 1% que los hipódromos realizan a sus socios, y las cuotas voluntarias, ¿cree que la entidad que usted preside debería contar con otra fuente de financiamiento?

Es un tema que está siempre presente. De hecho, hoy tenemos la posibilidad de generar recursos de manera inmediata, si vendemos las acciones que tenemos en el Club Hípico. Es una idea que me agrada y de la que soy partidario, porque, y siendo bien sincero, ser el cuarto o quinto accionista del Club Hípico es algo que hoy no nos da un mayor peso político. Quizás sí en otros tiempos, pero no en la actualidad. Por eso, antes de tener un patrimonio ahí para que se pierda, es preferible que se invierta en otra cosa. Todo es pensando en el beneficio de nuestra asociación. Si queremos tratar bien a los propietarios, debemos dejar de administrar pobreza. No se olvide que las personas pasan, pero las instituciones quedan.

Hace mucho tiempo se habla de la inminente desaparición del Hipódromo Chile. ¿Cuál es la posición de su institución al respecto?

Evidentemente que no nos parece bueno. Si queremos que nuestros caballos corran y tengan una variedad de oportunidades, no nos conviene en absoluto que se cierre un hipódromo. Ahora, le aseguro que si ese tema lleva tanto tiempo en el ambiente es única y exclusivamente porque los dueños de los dos recintos hípicos en Santiago son los mismos. Si fueran distintos, es obvio que la supuesta venta jamás se habría mencionado, porque nadie puede discutir lo bien que le va al Hipódromo en el juego, al contar con el mejor día de la semana. Si el asunto está en boga es sólo por el doble costo, y no por una evaluación individual del Hipódromo Chile.

¿Qué tan cerca está de que se concrete una alianza entre propietarios y criadores, similar a lo que es la TOBA (Thoroughbred Owners and Breeders Association) en Norteamérica?

Sólo hay que formalizarla. Ya he tenido reuniones con Ramón Trujillo, presidente del Círculo de Dueños F.S. de Carrera, y Víctor Saleh, mandamás de Criadores F.S. de Carrera, y existe un pleno acuerdo. Incluso tenemos listos los objetivos.

¿Cuáles serían los objetivos?

Fundamentalmente, mejorar la crianza y las carreras de caballos, y eliminar todas las prácticas perjudiciales para la industria hípica.

Si se produce la alianza, ¿cree usted que ayudará a resolver los problemas que aquejan a la actividad, o parte de ellos al menos?

De lo que estamos seguros es que será una institución con peso y respetada, porque estará avalada por todos los estamentos. Ahora, creer que podremos resolver todas las dificultades, o parte de ellas, es algo que puede darse, pero no depende enteramente de nosotros. Hoy, los problemas no son pocos. Algunos son propios de la hípica y nos afectan a todos, pero otros nos competen directamente a los propietarios.

¿A cuáles incluye en la primera categoría?

La falta de autonomía e independencia de las juntas de comisarios, la gran cantidad de carreras de índice 1 y en distancias cortas, y el estado de las pistas. Quisiera hacer hincapié en este último punto, porque me parece algo casi vergonzoso. En el Hipódromo Chile ya es conocido por todos la enorme ventaja que tienen los animales punteros. La cancha del Club Hípico, en tanto, parece invernal. Estamos en el mes de enero, y en las primeras 6 ó 7 líneas no se puede correr. Y ojo que no es el primer verano que esto ocurre.

¿Y los problemas que más les atañen a ustedes?

Hay varios, pero quisiera recalcar dos. Primero, el mal uso que se le da en la actualidad al Fondo de Riesgo. Últimamente, se ha hecho una práctica habitual traer caballos de provincia, o comprar animales en training en pésimo estado, que corren una o dos veces y de inmediato postulan al Fondo. Eso no puede ser, porque se comete un abuso y se hace un verdadero negocio de algo que no corresponde.

¿Y el segundo inconveniente?

Las inscripciones adelantadas para los clásicos. Cuando uno compra un caballo se supone que tiene derecho a participar en todas las carreras del calendario. Por eso, una medida como ésta es limitante y hasta absurda, porque no se piensa, por ejemplo, en los animales rematados en los meses de octubre y noviembre, que por razones obvias no pagarán inscripción anticipada, si se tiene en cuenta que esos potrillos recién empezarán a mostrar algo en la cancha mucho tiempo después. Además que ese dinero uno no sabe a dónde va.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook