Edición Latinoamérica
12 de Agosto de 2020

Declaraciones de importantes empresarios

España: El sector de juegos reclama igualdad tributaria

(España).- Empresarios del sector de juegos de azar piden competir en igualdad de condiciones y llevar a cabo una actividad empresarial como la del resto de la economía y pagar sobre recaudaciones o beneficios, razón por la que rechazan la actual situación y quiere una fiscalidad equilibrada.

M

anuel Lao, Presidente del Grupo Cirsa, afirmó que “la fiscalidad actual del juego privado es arbitraria, incoherente y confiscatoria”, lo cual crea una situación paradójica, pues los empresarios del juego privado no pueden invertir en mejoras de su negocio, lo que impide dar un mejor servicio al cliente y, además, ello repercute en las cuentas de resultados con la consiguiente disminución de las recaudaciones tributarias.

“Este contrasentido, sólo se arregla bajando los impuestos, pues no basta con congelarlos.¡Es un cuento chino que no se pueda bajar la tasa”. La propuesta del Presidente de Cirsa es que “se debe empezar por una reducción de los tipos impositivos y de las tasas actuales”.

En el fondo, se trataría de adaptar los sistemas fiscales a los principios de igualdad y progresividad establecidas en la Constitución. A nivel de derecho comparado, para Joaquín Franco, Presidente del Grupo R.Franco, “resulta necesario alcanzar una adecuada normalización y correcto equilibrio con el resto de nuestros socios en la Unión Europea, cotejando con otras situaciones internacionales”. Franco considera que en España “la presión fiscal es superior si la comparamos con otros sectores de la actividad empresarial” y plantea una situación muy compartida en la Industria del Juego: que las ofertas de juego crecen mientras el dinero destinado al juego sigue siendo el mismo, lo que provoca un estrechamiento de márgenes.

Este análisis, que comparte Jaime Sanahuja, Presidente de MGA y de Anesar, concluye con este corolario: “Si seguimos a este ritmo será imposible hacer frente a estos impuestos”.

Lo cierto es que aunque hay unanimidad en el fondo de la cuestión, de la necesidad de bajar los impuestos, las argumentaciones difieren según sea el subsector y la empresa del Recreativo, Bingo y Casino. José González Fuentes, Presidente del Grupo Egasa, tiene claro que la fiscalidad debe analizarse en función del equilibrio de los juegos. “Hace 20 años no había tanta competencia en el mercado, pero ahora la hay y mucha”, declara.

El panorama se ha complicado con el papel jugado desde el monopolio de Loterías, con nuevos juegos y su papel de activo competidor por la tarta reservada al juego, y con el Rasca de la Once, que ha comenzado su andadura con gran éxito de ventas de esta lotería instantánea. El broche lo ponen las apuestas online, cuya fase inicial de regulación en Madrid, con el criterio de fiscalidad de un 10% sobre los beneficios, ha puesto al Sector a la expectativa.

Juan Ceva, presidente de FEMARA, considera que la tributación adecuada para el Sector sería “la que las Comunidades Autónomas intentan aplicar a las apuestas, es decir, que las empresas operadoras paguen un 10% sobre los beneficios netos obtenidos”. FEMARA, además, ha defendido en el Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea que “la tasa fiscal sobre el juego no es compatible con el impuesto sobre el volumen de negocio”.

González Fuentes defiende que “la fiscalidad debe ser proporcional sobre los ingresos”, y no es partidario de una tasa fija que grave las máquinas. El Presidente de Egasa sabe de lo que habla: un 30% de sus máquinas no recaudan el dinero suficiente para pagar los impuestos que las gravan. El 10% de su parque se encuentra inactivo en el almacén.

Recoge el texto Joaquim Gomis, responsable de Codere Distribuciones: “Lo que sí me parece abusivo es que tengamos que pagar tasa de aquellas máquinas que no están instaladas o paradas en los establecimientos que por una u otra razón permanecen cerrados”.

Fidel Molina, Presidente del Grupo Comatel, analiza: “Sabemos que el desarrollo del Sector sólo es posible con grandes inversiones, por lo que la fiscalidad no debe ahogar a los empresarios”. Molina aboga por un sistema fiscal justo y equilibrado, “por una tributación proporcional en función de la recaudación de las máquinas”, pero además propone que “se elimine la desigualdad en todo el territorio español estimulando así el desarrollo empresarial y una seguridad jurídica equitativa, independientemente de la Comunidad Autónoma de donde operen las máquinas”.

Para Ramón Aznar, Director General de Vaprel, “es muy difícil competir en desigualdad de condiciones, y no sólo por la presión fiscal que podamos soportar en el Juego Privado, sino además por una serie de medidas adicionales que lo impiden: publicidad, horarios restringidos, plantillas mínimas o limitaciones tecnológicas”. Para Aznar el argumento que debemos emplear con la Administración es muy sencillo: “De nosotros obtienen unos ingresos importantísimos, además de la infinidad de puestos de trabajo que generamos”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook