Edición Latinoamérica
23 de Octubre de 2020

Declaraciones de Fernando Cardoso, ejecutivo de Gtech en Brasil

"Para Gtech este momento no es una despedida, sólo es un hasta luego"

(Brasil).- Cuestiones legales y fiscales son las únicas responsabilidades que Gtech pasa a tener en el Brasil desde el 10 de octubre, cuando vence su último contrato en el país.

L

a fecha también marco el fin de una década de relación perturbada con la Caixa Económica Federal (CEF), cuyo disparador se dio con los escándalos de corrupción comprometiendo al ex subjefe de asuntos parlamentares de la Casa Civil, Waldomiro Diniz, y el empresario de juegos Carlos Augusto Ramos, Carlinhos Cachoeira. Los casos, que resultaron de la creación de la CPI de los bingos, tuvieron un informe final presentado en junio. En el documento se sugiere la denuncia de ambos, teniendo como base la renovación del contrato entre la Gtech y la CEF y el caso de la Lotería de Río de Janeiro (Loterj), que reveló un esquema de sobornos envolviendo al mercado de juegos de Río.

Con las “contiendas jurídicas”, el ejecutivo que controló las operaciones de Gtech en el Brasil, Fernando Cardoso, declara: “Nada fue probado en nuestra contra. Y fuimos investigados. Nadie más que nosotros fue auditado, por todo lo que se imagine y de todas las formas”.

Responsable por la gestión de Gtech en otros 32 países repartidos por América Latina, Europa y Asia, Cardoso no consiguió disfrazar un clima de despedida, pero se niega a reconocer que la operación en Brasil será desactivada. “Primero porque una multinacional no sale simplemente del país, hay responsabilidades que deben ser cumplidas”, comenta. “Segundo, porque estamos pasando por un momento de reajustes. El clima no es de despedida, sólo es un hasta luego”.

En la práctica, Gtech avala lo que hará con sus casi 300 funcionarios en el país. Algunos de ellos, señala Cardoso, serán mantenidos para lidiar con las “cuestiones legales y fiscales” de la subsidiaria. Otros deber ser reubicados en operaciones de otros países. Los demás, exonerados. “Las reducciones van a comenzar a partir de ahora”, dijo.

En los próximos días, Gtech también concertará el destino de las 22 mil máquinas que mantenía en operación en las 9 mil agencias de lotería del país. Todo indica que alrededor del 40% de las terminales de lotería serán enviadas para otras subsidiarias de la compañía. Otra parcela será transformada en piezas de reposición o en chatarra.

Con la finalización de las operaciones con la Caixa, la compañía deja de administrar un contrato que ya representó aproximadamente el 10% de su facturación mundial, que fue de U$S 1,2 mil millones en 2005. En el balance del año pasado, las reservas de Gtech generadas fuera de los Estados Unidos representan 52% de los negocios de empresa. De esto, tan sólo el 7,2% vinieron de la Caixa, en ese entonces la segunda mayor cuenta de toda la compañía.

Cardoso reconoce el peso del cliente perdido, pero minimiza su impacto. “Lo que sucedió no es el fin del mundo. El contrato se acabó, pero las acciones de Gtech siguen con el mismo valor”, afirma el ejecutivo al alegar que ganar y perder contratos es parte del sector, una vez que la mayor parte de las transacciones incluye licitaciones con órganos públicos.

Hoy, al hacer un balance de la compañía en el país, el ejecutivo se dice frustrado por no ver explotado el “real potencial” que el mercado de lotería nacional carga. “El sector factura aproximadamente U$S 2 mil millones por año. Pero su potencial, si se aplican variables equivalentes a las de otros países, es de por lo menos U$S 10 mil millones”, dijo.

Para el ejecutivo de Gtech, estas luchas para la regulación de las loterías y los juegos legales han atrapado el desempeño del sector. Aún así, Cordoso, que hoy vive en Londres y solo pasa por Brasil cada dos meses, deja en claro que la compañía continuará prestándole atención a las posibilidades de negocios en el país. “Vamos aguardar nuevas oportunidades de negocios. Si ellas aparecieran, iremos a calificarlas”, comenta. El recado vale, inclusive, para la propia Caixa. “Creo que, en el futuro, aunque aún no pueda precisar cuando, surgirán necesidades que podremos atender”.

Dinero para invertir no faltará. En la última semana, la Gtech, que ya controla el 70% del mercado mundial de loterías, tuvo su compra aprobada por la italiana Lottomatica, en una transacción avalada en U$S 4,8 mil millones. La transacción resulta en una empresa presente en más de cien países, con 6,3 mil funcionarios.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook