Edición Latinoamérica
23 de Octubre de 2020

Brasil: Declaraciones de Carlos Eduardo Canto, presidente de Febrabingo

"Así vamos a caer en la ilegalidad"

(Brasil).- Cerrada la CPI de los Bingos, líder del sector afirma que la falta de regulación y la precariedad jurídica están alejando a los buenos empresarios. El juego, dijo, puede generar dos mil millones de reales (U$S 953,83 millones) en impuestos.

E

l empresario Carlos Eduardo Canto tiene una misión difícil: él defiende, junto al gobierno, al Congreso y a la sociedad, un sector empresarial que es, minimamente, polémico. Canto está en la función hace tres años, como presidente de la Febrabingo, y hasta ahora no vio la luz. Entre 1993 y 2000 las salas de bingo funcionaron amparadas en la llamada Ley Zico.

Después de eso, por falta de reglamentación, entraron en una especie de purgatorio, que duró hasta el año pasado. En 2005, asustado con el escándalo Waldomiro Diniz, el gobierno, antes de acuerdo con a la actividad, editó la Medida Provisoria 168, que suspendió el juego en el país. Con ella los dueños de bingos descendieron al infierno.

De 1.200 salas, sobran hoy cerca de 600, que en su mayoría funcionan en base a permisos judiciales. Peor, para este paranaense de 50 años, oriundo del sector inmobiliario, es que el país aún no sabe si le gusta o no esa actividad. El la tolera hace 13 años (recolectando impuestos y generando empleos), pero Canto dice que eso no es suficiente.

“El juego ilegal está creciendo y el gobierno pierde la oportunidad de recoger una fortuna en impuestos”, afirma.

La semana pasada, salió en campaña para recordar que el informe final de la CPI de los Bingos nada encontró en contra de ellos, y recomendó la regulación de la actividad.

¿Cuál es la situación del juego en Brasil después de la CPI de los Bingos?

Con la CPI creo que conseguimos mostrar a los parlamentarios y a la sociedad que los bingos precisan y deberían ser regularizados. Hoy los bingos continúan funcionando basados en la legislación local, en algunos Estados y con el apoyo de permisos judiciales en otros, como San Pablo, donde no hay esa legislación. Es una situación precaria. Pero vemos la posibilidad de regulación como una cosa muy fuerte después del informe final de la CPI. Allé se hace explícitamente esa recomendación.

¿Por qué se debería regular un negocio sobre el cual pesan sospechas como la de lavado de dinero?

Porque los negocios son legítimos. Ese negocio de lavado de dinero no existe. Los bingos fueron montados en base a una ley federal de 1993, a la luz del día, y después lanzados a la ilegalidad en 2004, con la MP 168. De repente viene una legislación y dice que no se puede más. Eso sucedió en Paraná, donde el gobierno estatal prohibió los bingos de la noche a la mañana.

¿Por qué los bingos tienen esos problemas? Ningún gobierno sale por ahí intentando cerrar los bancos y las panaderías. ¿por qué cree que se apunta a los bingos?

Creo que es la mala información. Nosotros tenemos un movimiento para mostrar cuales son los beneficios de sector. Pero después de un año de CPI, con la palabra “bingo” todos los días en los diarios y en la televisión, las personas tienen la impresión de que en este sector se hace lavado de dinero y evasión fiscal. Pero esos problemas existen en todos los sectores. El bingo es un sector como cualquier otro.

Eso es una desinformación. Hoy en Las Vegas la mafia no controla más nada. Ni en los otros más de 180 países donde existe el juego. Por el contrario, si la mafia controlara el juego, este no tendría la transparencia fiscal que tiene en todas partes. Esa es una idea vieja.

Las personas también tienen al impresión de que los bingos son usados para lavar dinero...

No existe como hacer ese lavado. Yo estoy hace tres años al frente del sector y no conozco un sólo empresario que esté siendo juzgado por lavado de dinero. Las personas dicen eso, pero quiero que me muestre dónde hay lavado de dinero. La CPI investigó ese asunto y no encontró nada.

¿El empresario del juego es un empresario como cualquier otro?

Como cualquier otro. Ellos son empresarios normales. Yo vine de negocio inmobiliario de Paraná. Otros tienen otro origen.

¿Ya hay en ese ramo algún empresario conocido, un gran nombre?

Todavía no, pero ya existen algunos que tienen varios bingos. Uno de ellos es el Jair de Paula. Con el cierre de varios bingos el fue viendo oportunidades y decidió comprar. Como tiene una empresa muy saludable, que opera muy bien, se transformó en un gran empresario. Como él hay otros en Santa Catarina, en Rio Grande do Sul...

¿Existe alguna legislación que controle la operación de los bingos?

Ninguna. Es eso lo que la gente quiere. El gobierno tiene que hacer la fiscalización, definir reglas de funcionamiento del juego y hasta de locales de operación. De lo contrario, la CPI sugiere que los Estados hagan eso, porque están más cerca y pueden actuar con más fuerza y rapidez.

¿Ustedes saben quienes frecuentan los bingos?

La mayor parte son personas de la tercera edad. El Estado no ofrece atracciones e inversiones. En las salas de bingo las personas se encuentran, festejan cumpleaños y, lo principal, tienen seguridad.

Un argumento muy común contra los bingos es que estos envician a las personas, arruinan las vidas de muchas de estas...

Los enviciados existen, los compulsivos. Pero ellos no son compulsivos solamente con el bingo. Son compulsivos con el juego de un modo general. Esa moda de programaciones por Internet y teléfono: la persona disca, paga R$ 4 (U$S 1.9) impuestos y concursa por un automóvil. Eso es una compulsión. ¿Cuántas personas juegan? Deben ser millones. Y, cuando un cartón de bingo cuesta R$ 1 (U$S 0.47), la comunicación telefónica cuesta R$4.

Pero, la multiplicación de bingos y la regulación ¿No aumentarían la poosibilidad de que haya más jugadores compulsivos?

Esas personas jugarían en cualquier lugar si no hubiera bingos. La oferta de juegos con máquinas ilegales ya es mucho mayor que los bingos. Las autoridades pueden tener buena voluntad al intentar impedir el juego, pero no lo consiguen. Nuestro principio es regular, al pasar para los Estados, puede tener algún control. Ahora estamos yendo cada vez más hacia la ilegalidad. Cada vez más los empresarios serios se están yendo y la ilegalidad está tomando al sector. Entre 1993 y 2000, cuando la actividad era regulada, el juego ilegal, que no paga impuestos, era mucho menor. En Brasil hoy hay muchos juegos de teléfono y de Internet sobre los cuales el gobierno no recauda nada. Los bingos apenas tienen un potencial de recaudación de R$ 2 mil millones (U$S 953,83 millones) por año.

¿Y ustedes pagan impuestos?

Pagamos como cualquier empresa, mismo siendo irregulares. Recaudamos impuestos para la Reserva Federal, recaudamos el INSS del Ministerio de Trabajo. Es una contradicción ¿no es cierto? La mayoría de los bingos tienen cuentas regulares en el banco, pero si yo fuera al banco a pedir un préstamo el gerente puede decir que mi actividad es ilegal...

¿Cómo es ese negocio de funcionar en base a permisos judiciales? ¿Tienen gente vendiendo facilidades?

Los permisos judiciales están basados en convicciones de los jueces. El sector es muy investigado, está en los medios todos los días. Sólo falt5a que el IML nos investigue. Con toda esa fiscalización, no imagino que un juez piense en trocar decisiones por beneficios.

Al funcionar precariamente ¿ustedes no son blancos fáciles de las multas de fiscales?

Los empresarios que están en el sector son tan serios que le dan una banana a los fiscales deshonestos. Si tienen un permiso judicial, están dentro de la ley y pagan impuestos, ¿Por qué va a pagar coima a un fiscal deshonesto? Y, si fuese en esa base, no habría más buenos empresarios en este negocio. Pero eso puede cambiar si el gobierno demora de más para regular este sector.

¿Pero lo que sucedió en las relaciones con el gobierno? En 2003 Lula parecía preparado para legalizar el juego...

Lula siempre tuvo interés en regular. Perticipé en el Palacio de Gobierno de una reunión interministerial para discutir ese asunto. Se creó un grupo de trabajo en 2003. Con el caso Waldomiro Diniz (que nada tiene que ver con el bingo, así como Carlinhos Cachoeira) el sector fue penalizado por lo que no hizo. Sería como cerrar todas las agencias de lotería de Brasil por lo que sucedió con Gtech. Pero fue eso lo que hicieron con la Medida Provisoria 168. En vez de mandar un proyecto para regular, mandó una MP cerrando todo. Fue un error avalado por el presidente.

Pero ustedes tienen una bancada pro-juego en el Congreso para defender sus intereses, ¿no es así?

De ninguna manera. Si tuviéramos esa bancada, como se alega, no estaríamos en esa situación. No hubo tiempo para montar una bancada porque los bingos comenzaron protegidos por la ley. Hacer una bancada ¿Para qué?

Pero en la campaña de 2002 ustedes entraron firmes en el financiamiento. ¿Fueron o no grandes contribuyentes de la campaña de Lula?

No se le dio dinero al PT. Si le hubiéramos dado, hoy estaríamos regulados.

Pero el gobierno intentó cumplir la promesa en cuanto asumió.

No fue así. Muy por el contrario. Si hubiese el dinero que el tal (Rogério) Buratti (asesor del ex-ministro Antonio Palocci) mencionó, habríamos cobrado. El dijo que el sector habría dado R$ 1 millón (U$S 476.917) en San pablo y R$ 1 millón en Río para la campaña de Lula. Pero eso es mentira. Ninguno de nosotros conoce a Buratti o conversó con él. Es mentira. No sucedió. El no tiene evidencia de esa afirmación.

Y ahora, en la campaña electoral que se aproxima,¿Ustedes vana donar?

Hoy, en este momento, no. Pero vamos a ver que haremos a partir de agosto. El sector está acabado, totalmente desfasado, cansado de promesas que nunca se convierten en realidad. Y el sector ve que Lula, siendo reelecto, va a cerrar los bingos al día siguiente. El no consiguió cerrar los bingos en ese momento. Yo pienso que el editará una medida en enero. Nuestra esperanza es el Congreso, que tiene sensibilidad social para percibir que hay muchos más beneficios que maleficios en el juego.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook