Edición Latinoamérica
24 de Noviembre de 2020

Declaraciones de Joaquín Agut, nuevo director general del grupo

"Las acusaciones sobre Cirsa pueden tener un alto costo para Chile"

(Chile).- Una viaje relámpago a Chile realizó durante la semana pasada la plana mayor del grupo español Cirsa. La licitación de casinos en Chile es prioridad para este conglomerado hispano, que factura anualmente más de U$S 1.800 millones a nivel mundial, y que con 7 proyectos es el mayor postulante en el proceso local. Sus inversiones proyectadas alcanzan U$S 210 millones.

E

l recién nombrado director general del grupo Cirsa, Joaquín Agut, tuvo como primera actividad fuera de España su visita al superintendente de Casinos de Juego, Francisco Javier Leiva.

Aunque dice que no dará detalles sobre lo conversado en la reunión del viernes, en la propia agenda pública de la Superintendencia de Casinos de Juego (SCJ) figuran como razón las publicaciones de las últimas semanas en las que representantes del Grupo Martínez, en particular el abogado Darío Calderón, denuncian entre otras cosas asuntos pendientes del accionista principal de Cirsa, Manuel Lao Hernández, sobre una investigación de blanqueo de capitales que data de 1993.

"Son todas acusaciones de una liviandad terrible. Acá en Chile hay una autoridad, que revisó una serie de tópicos de cada uno de los participantes, y finalmente dijo que no había nada irregular en ninguna de las sociedades", cuenta a la prensa chilena Joaquín Agut, ex ejecutivo de Telefónica y General Electric.

Calderón comparó la situación de Cirsa con la que vivió Aerocontinente, a lo cual, Augut dice: “es de una ligereza absoluta, que lo desacredita absolutamente y, con la querella que pondremos en su contra, serán los tribunales los que fallarán. Quiero resaltar que no me gusta hablar de mí, pero a una persona con mi currículum (tuvo altos cargos ejecutivos para General Electric y Telefónica en Europa), no le cabría en la cabeza ni al más ingenuo estar en una compañía como la que grafica este señor, de forma totalmente gratuita”.

“En los mercados de capitales, este tipo de acusaciones, fundamentadas en temas que no existen, pueden tener unas derivadas imprevisibles de costos a nivel internacional, que nosotros no vamos a asumir. Estas acusaciones tienen un costo no sólo para nosotros, sino para todo Chile. Las compañías internacionales de inversiones que publican sus research sobre el país, tendrán que decir que en una licitación internacional hay quienes todavía defienden un monopolio con una vehemencia que no corresponde”.

“Lo que está aconteciendo, no sé si se ha medido por parte de los señores (Martínez) que de alguna manera se resisten a aceptar las nuevas reglas del juego que dicta Chile, y quieren resguardar una posición que me imagino muy lucrativa, monopólica. Por la manera de operar, aquí se están creando daños y perjuicios que, de alguna manera, trascienden Chile, y eso la Superintendencia lo debe saber”.

Ante la pregunta de si teme que esta mala reputación a nivel internacional que dejan entrever los dichos de Calderón pueda afectar sus negocios en Chile, asegura que: “en primer lugar, no hay mala imagen internacional, sino una grave manipulación para generar esta mala imagen, fruto de una reacción humana, pero no profesional de no querer perder un monopolio”.

Cirsa ha tenido conflictos con la justicia, como el caso del casino flotante que la compañía tiene en Buenos Aires, e incluso hubo una orden de clausura para el casino por un conflicto tributario. Pero Agut dice que ellos acostumbran a funcionar legalmente en los tribunales y que ese no es el tema, “cualquier empresa multinacional tiene situaciones que se producen y para eso están los tribunales, ahí vemos qué pasa. Somos una compañía global que trabajamos y respetamos las leyes de donde vamos a actuar y eso es lo que nos preocupa”.

Acerca de si pedirán explicaciones a la Cancillería por las gestiones que hizo Gonzalo Boye, quien estuvo detenido en Europa por secuestro, y que acompañó a Leiva en las labores propias de sus funciones de superintendente, y después criticó esas gestiones afirmando que no habían sido suficientemente rigurosas con respecto a datos de Cirsa, el nuevo director general de Cirsa asegura que “no hablaré como director de Cirsa, sino como español. Una persona que no tiene credibilidad alguna en el país que vive no me parece la indicada para hacer ninguna observación. No voy a añadir nada más. Lo único que sé es que al señor Boyer lo conoce toda España”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook