Edición Latinoamérica
26 de Octubre de 2020

Declaraciones del presidente de la Febrabingo, Carlos Eduardo Canto

"Las salas de bingo en Brasil no lavan dinero"

(Brasil).- En declaraciones ante la Comisión Parlamentaria de Investigación de los Bingos, el presidente de la Federación Brasileña de Bingos (Febrabingo), Carlos Eduardo Canto, negó que el sector sea uno de los principales canales para el lavado de dinero en el país.

C

arlos Eduardo Canto, titular de Febrabingo, negó enfáticamente ante la CPI de los Bingos de Brasil que la federación que dirige, así como el llamado Movimiento Pro-Bingo, hayan contribuido con dinero para campañas electorales, principalmente para candidatos del Partido Trabajador (PT).

El vocero de la CPI, senador Garibaldo Alves Filho (PMDB-RN), recordó que Rogério Tadeo Buratti (ex asesor de Antonio Palocci cuando éste era prefecto de la ciudad de Ribeirão Preto) garantizó, en declaraciones en el colegiado, que casas de bingo de San Pablo y de Río de Janeiro llegaron a contribuir con aproximadamente R$ 2 millones (969.000 dólares) para campañas electorales de candidatos del PT.

Carlos Canto dijo desconocer el episodio, e informó que nunca conoció al empresario de juegos Carlinhos Cachoeira, como así tampoco al ex asesor de la casa Civil de la Presidencia de la República, Waldomiro Diniz, ambos implicados en el escándalo que generó el cierre de las salas de juego en Brasil.

Al ser consultado por el senador Alvaro Dias (PSDB-PR), para saber si el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, en el inicio de su gobierno, mantuvo contacto con entidades ligadas a bingos para la posible legalización del sector, Canto negó tales supuestos encuentros “inclusive con emisarios del gobierno”.

Pero destacó que llegó a ser invitado a una reunión en el subsuelo del Palacio de Gobierno, “que contó con la presencia de varios interesados del sector” para tratar la regulación del juego. La reunión, recordó Canto, fue coordinada por un asesor del Palacio de Gobierno, del que no recordaba el nombre.

Canto, finalmente, defendió la legalización de las casas de bingo, pero condenó la regulación de los casinos. Según él, la legalización de los bingos generaría de inmediato cerca de 120 mil empleos directos en los aproximadamente 1.000 establecimientos comerciales del ramo desparramados por todo el país, rindiendo a las arcas públicas, según avaló, solamente en impuestos alrededor de R$ 2.300 millones (1.200 millones de dólares) anuales.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook