Edición Latinoamérica
24 de Octubre de 2020

Declaraciones del secretario general técnico de FEMARA

España: "No hay demanda de locales de apuestas"

(España).- Miguel García Campos, secretario general técnico de la Federación Nacional de Operadores de Máquinas Recreativas y de Azar (FEMARA), se muestra muy crítico con el borrador de regulación de las casas de apuestas que prepara la Comunidad de Madrid. En su opinión, si no se rectifica, el sector tradicional lo pasará muy mal.

C

omo representante del sector de operadores del sector privado del juego, García Campos se muestra muy preocupado ante el proyecto de reglamento de las casas de apuestas que se prepara en la Comunidad de Madrid. En su opinión, si se aprueba el proyecto tal y como está previsto, se presenta un futuro muy negro para el sector de juego tradicional.

“Las administraciones se escudan en muchas ocasiones en los títulos competenciales. En este caso, no se sabe si quien tiene que prohibir es el Ministerio del Interior, Hacienda o las Comunidades Autónomas. Lo que está claro es que las apuestas online son un tipo de juego no autorizado, como así se percibe al analizar la Ley de Represión del Contrabando. La normativa prohíbe el ejercicio de estas actividades sin autorización. La verdadera realidad es que hay dejación de funciones por parte de las administraciones, quienes están consintiendo que se lleve a cabo este tipo de apuestas sin estar autorizadas”, dijo.

“La mayoría del sector del juego tradicional no se opone a que se reglamente, siempre que se persiga que las empresas paguen los impuestos igual que el resto y se dé seguridad a los usuarios. Por ejemplo, ahora no están claras determinadas cuestiones, como si es seguro el pago de los premios o en qué cuenta hay que pagarlos. En la actualidad, preparan un proyecto de reglamento la Comunidad de Madrid y Cataluña. Ambas quieren regular el negocio de las apuestas online. Pero en Madrid quieren también autorizar locales específicos de apuestas, como existen desde hace muchos años en Inglaterra y Austria”, afirmó.

También comento: “los operadores de juego tradicional consideran que este tipo de locales específicos de apuestas no son necesarios. Los balances de las empresas que se dedican a este juego muestran que el beneficio de los locales físicos es muy reducido. Hoy no existe demanda social ni necesidad empresarial para que se abran locales de apuestas, salvo que se persiga una finalidad distinta. Pese a todo, los empresarios no se oponen a que se autoricen”.

“Afirman que quieren establecer una legislación novedosa en la materia. Y tan pionera, ya que no existe en ningún sitio. Si se persiguen de verdad esos dos objetivos de interés general: obtener ingresos tributarios y proteger a usuarios, tenemos que estar de acuerdo”, aseguró García Campos.

Ante el cuestionamiento de si es probable que existan intereses ocultos, el secretario general técnico de FEMARA, responde que es posible pero que ellos no son capaces de establecerlo. “Lo que más perjudicará al sector tradicional es que se permita reconvertir los bares en locales de apuestas”.

La pregunta acerca de si a nivel empresarial algunos operadores podrían derivar su funcionamiento hacia este tipo de actividad, la respuesta es: “seguro que sí, pero no es extraño ni criticable, porque existe el principio de libertad. Quizás una empresa puede que ya haya llegado a un acuerdo con William Hill, una de las compañías más fuertes del mundo de las apuestas.”

Además, comenta: “aunque las transferencias en juego son competencia de cada comunidad, la de Madrid sirve de espejo en muchas cosas. Algunas esperarán a ver cómo sale y funciona esta normativa. Si la evolución supone quiebra de un buen número de empresas, pues podrán pensar que sean otros los que hagan experimentos”.

“La aprobación de las casas de apuestas en lugares físicos y la posible reconversión de bares en locales de aquel tipo nos preocupa. Nos ponemos nerviosos al pensar que, por hacer un experimento, se está poniendo en riesgo al sector tradicional, un segmento que contribuye a engrosar las arcas públicas, que da trabajo a un número importante de personas y que no genera conflictividad social. Si sale tal y como está el proyecto, se presenta un futuro muy negro. Los empresarios de FEMARA estamos muy preocupados. Entendemos que se pueden hacer las cosas de otra manera y sin perjudicar”, continúa.

Para finalizar, García Campo comenta que “la oposición del sector es a que la autorización de los locales de apuestas se haga con las condiciones que tienen previstas. Por ejemplo, no establece unos metros cuadrados mínimos. Los salones recreativos están obligados a tener 150 metros. Parece un disparate y una discriminación con los operadores tradicionales. El reglamento tampoco establece distancias mínimas entre unos locales y otros, con lo que puede dar lugar a la proliferación de actividades no deseadas, como ludopatías. Tampoco prohíbe la entrada a menores de edad”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook