Edición Latinoamérica
05 de Agosto de 2020

Entrevista a Antonio Alfaro, presidente de ASAJA

Presentan oficialmente a la Asociación de Administradores de Juegos de Azar de Panamá

(Panamá, exclusivo de Yogonet.com).- Durante la última edición de SAGSE Centroamérica, Antonio Alfaro, presidente de ASAJA, habló en exclusiva de los alcances y metas de la asociación, aseguró que el 100% de los casinos y salones de máquinas tragamonedas hoy forman parte de la misma y reseñó la actualidad del mercado de casinos en Panamá, siempre en constante crecimiento.

Cómo nace la idea de esta asociación de administradores de juego panameños?

Hace más o menos tres años, cuando ya había más de dos operadores en Panamá, yo veía la necesidad de que tuviéramos un grupo para que se pudieran reunir, y pudieran hablar de las necesidades de la industria, para interactuar sobre todo con nuestros regentes, la Junta de Control de Juegos. Hasta ese momento, cada operador independientemente se reunía con el Secretario de la Junta y hablaba sus problemas, no de los problemas de la industria.

Consideramos entonces que era muy importante que se hablara de estos problemas generales, de las ventajas, de los beneficios de la industria y no de algún operador independientemente.

Después de mucho bregar con las instituciones del Gobierno, conseguimos la personería jurídica a finales del año pasado, y desde principio del año 2006 ya se organiza la asociación, se entabla una Junta Directiva donde se registran y se inscriben todos los operadores de casinos y de salas de máquinas tragamonedas tipo A de Panamá. Hoy en día hay unas 40 salas que son ya miembros de la asociación.

¿Qué porcentaje de los operadores a nivel local representa ese número?

De los operadores de casinos el 100%, de los operadores de salas tragamonedas de tipo A, también el 100%, y de los operadores de máquinas de tipo C todavía no tenemos ninguno inscripto.

Ahora, en la feria, ellos han comenzado a ver la importancia que está tomando la asociación y se están acercando, porque son operadores más pequeños que realmente no han tenido mucha relación ende reglamentación y la regulación con la Junta.

Sin embargo ya en estos momentos se está hablando de regular ese mercado y la Junta de Control de Juego está permitiendo que la asociación participe de sus opiniones sobre de cómo reglamentar ese sector de la industria, que hoy en día no está reglamentado. Entonces ellos están acercándose a la asociación para poder participar en esta reglamentación.

¿Podría definir en pocas palabras cómo es hoy la actualidad del sector de juego en Panamá, y cual es el futuro inmediato que creen ustedes que van a tener?

Física y económicamente, la privatización del sector de juegos en 1997 vivió una enorme transformación. La diferencia es de 1.100 empleados de casinos nacionales en ese entonces, a más de 5.000 empleados fijos en los casinos y las salas actuales, y más de 2.000 personas que alrededor del casino tienen su forma de vida, el que suministra el lavado de la ropa, las alfombras, los alimentos, las bebidas, etc... O sea, que podemos decir que hay más o menos siete mil familias que hoy dependen de la industria.

A parte de eso, la industria se ha modernizado a tal punto de que yo creo y considero que Panamá ofrece una de las mejores mezclas de máquinas tragamonedas en el área de Latinoamérica, están con la última tecnología y aparte se ha logrado mantener con mucha seriedad el tema de la penetración, el manejo del casino y el tema del blanqueo de capitales; donde los mismos asociados, sobre todo ahora con la asociación, se ponen limitaciones que ni siquiera están en ley para que no se nos acuse de que damos la oportunidad del lavado de dinero.

Temas como ningún casino da recibo por la ganancia, no importa la suma que sea no se le da recibo a nadie, cheques, por ejemplo para pagar los premios, excepto cuando son los premios progresivos que son fácilmente certificables y comprobables, pero los demás premios no se pagan ni con recibo ni con cheque, para que no pueda haber blanqueo en los casinos.

La industria panameña hoy ha vivido una proliferación muy importante del juego. ¿Consideran ustedes que está satisfecha la necesidad de Panamá en cuanto a casinos o es un mercado que va a seguir en expansión, recibiendo inversiones de grupos operadores nacionales y del exterior?

El término casino completo como lo define la ley requiere de un hotel mínimo de 300 habitaciones, con operación 24 horas tipo cinco estrellas, para poder tener entonces un casino.

Esto amerita inversiones de entre 40 y 50 millones de dólares para poder tener el derecho a una licencia de casino.

Ese tipo de inversiones no se hacen a menos que tú tengas un crecimiento de turismo importante. Entonces, yo siento que la industria se va controlando ella misma y si no aumenta el turismo en panamá, no van a aumentar los casinos porque no van a aumentar los locales que son hoteles.

Sin embargo, en los últimos años se han construido tres hoteles nuevos con sus casinos y se habla lo mismo de dos más, eso significa inversiones importantes para el país y que la gente cree en que el turismo en Panamá va a seguir creciendo.

Siento que cada vez hay más turismo que tiene poder económico y que visita casinos y eso, sobre todo cada día es más difícil entrar a los Estados Unidos, Panamá ofrece los casinos, los hoteles, las playas, los centros comerciales fabulosos que tiene. Panamá tiene una oferta bien importante, interesante, que va a hacer crecer ese turismo, y si ese turismo crece, crecerán las instalaciones, el hotel y el casino van parejos.

¿Cree que la legislación actual en Panamá es adecuada, en relación a lo que se comentó en el Congreso de Reguladores de Juego, al señalar que es una de las más modernas o más renovadas de América Latina?

Nosotros sentimos que la ley que regula el tema desde la privatización es muy buena, y establece los parámetros bajo los cuales se da la privatización.

La Junta de Control de Juego, que es una dependencia del Ministerio de Economía y Finanzas, es la reguladora de esa ley y por reglamentos, la ley se va modernizando, según va pasando el tiempo se va viendo diferentes necesidades.

Hasta ahora consideramos que las regulaciones que se han hecho son buenas, pero algunas faltan, hay que hacer más.

El juego es una cosa que cambia todos los días, los juegos, los equipos, los sistemas, la tecnología, entonces a veces las cosas se van quedando pasadas de moda, pero al permitirse la reglamentación de la ley, pues, Panamá se está modernizando continuamente. Y ahora, gracias a las deferencias del señor Cortizo, que cree en que la industria debe participar de estos temas, pues, tenemos conversaciones continuas y se nos está permitiendo participar con opiniones en todos estos temas, lo que yo creo que hace de Panamá un ejemplo en este tema regulatorio, donde participa regulador y regulados para lograr lo mejor.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook