Edición Latinoamérica
26 de Agosto de 2019

Declaraciones del director de IGT para Latinoamérica

Mikasinovic: "La ley de Compre Nacional sólo defiende los intereses de un pequeño grupo y no favorece la libre competencia del sector"

(Argentina).- Miguel Mikasinovic, director de IGT para Latinoamérica, aseguró al ser consultado sobre la ley que impulsa un "Compre Nacional" en las salas de la provincia de Buenos Aires, que se trata de “un proteccionismo que sólo favorece a un grupo de empresas nacionales para imponer un producto que de otra forma no tendría condiciones de ser colocado en el mercado”.

Qué opina respecto al proyecto de Ley impulsado por la diputada bonaerense Griselda Petri, que impulsaría un Compre Nacional en las salas de juego de la provincia de Buenos Aires?

He leído el Proyecto y las declaraciones de la señora diputada Griselda Petri, y no puedo dejar de pensar que por mas buenas que sean sus intenciones, el proyecto muestra un total desconocimiento del tema.

Para comenzar, comparar las maquinas de juego con los teléfonos celulares, es lo mismo que comparar la exportación de carne con la de tubos de acero. Para quienes conocen del tema, el argumento se cae por su propio peso; sin embargo, el problema es cómo explicárselo a la gente que no conoce la industria y que cree lo que les dice, sobre todo cuando se habla de valores como trabajo y producción nacional, entre otros.

A ver si puedo explicar de una forma simple cual es el fondo del problema. Supongamos que abrimos una sala de juego y que colocamos en ella todas las marcas y modelos de maquinas existentes en el mercado (nacionales, importadas, caras, baratas...), es un hecho que el publico apostador no jugará a todas por igual. Algunas maquinas serán mas jugadas que otras, y esta preferencia de unas sobre otras, no dependerá ni de su precio y/o su calidad, ni que éstas sean de fabricación nacional o importadas.

De hecho, si solo se tratase de una cuestión de precios, las salas de juego de la provincia estarían llenas de maquinas de fabricación nacional, ya que las importadas son dos a tres veces mas caras que las mencionadas y sin embargo sucede todo lo contrario.

¿Entonces a qué atribuye usted la preferencia de los operadores por máquinas importadas?

La respuesta es simple: los operadores tratan de elegir aquellas maquinas que tienen los “juegos” que su público prefiere, y que por ende van a tener una mayor recaudación. Como se puede ver con este simple análisis, al obligar al operador a comprar máquinas de origen nacional (porque estas tienen un costo menor) se podría esconder el interés de forzar a los jugadores de las salas de la provincia a aceptar juegos que de otra manera no aceptarían.

Sin pretender tener una bola de cristal, es fácil predecir que un buen numero de los jugadores que hoy asisten a salas del Gran Buenos Aires (65% del total), simplemente van a dejar de jugar en ellas o se van a trasladar a las salas de la Capital Federal a buscar lo que les gusta jugar. Y siguiendo con el ejemplo de la distinguida diputada, los consumidores de la provincia sólo tendrían que cruzar la Avenida General Paz para comprar el celular que más les gusta. Como conclusión, podemos decir que los mayores perjudicados por esta norma serán, en primera instancia, los operadores de salas de juego de la Provincia, y su socio, la Lotería de la Provincia de Buenos Aires, por la caída en la recaudación; y mucho después los fabricante extranjeros. ¿Quienes se beneficiarían sin embargo? Un pequeño grupo de “fabricantes nacionales”, que verían su demanda aumentada artificialmente por estas medidas, con lo cual hasta podrían aumentar los precios de sus productos.

Yo me pregunto, si realmente se trata de hacer un aporte positivo al tema del juego en la provincia y al tiempo fomentar la producción nacional, ¿porqué no se piensa -por ejemplo- en hacer algo contra el juego ilegal como medio de aumentar la recaudación del juego legal? Con ello se aumentaría la recaudación del IPLyC, y con esa mayor recaudación se podría fomentar la creación y desarrollo de programadores, en lugar de esperar (como en el caso de la diputada) que Microsoft lo haga, si al final en ese software está el secreto de un buen juego.

Una medida como esa permitiría, a su vez, desarrollar juegos que estoy seguro no sólo serían aceptados por el público local, sino quién sabe, podrían ser exportados a otros mercados.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook