Edición Latinoamérica
25 de Agosto de 2019

Declaraciones de la diputada de la UCR, Griselda Petri

"Existen en la Argentina industrias con posibilidades serias y concretas de ofrecer equipamientos para casinos"

(Argentina).- En una entrevista exclusiva con Yogonet.com, la diputada por la Unión Cívica Radical (UCR) Griselda Petri especificó los alcances de su proyecto de ley, orientado a que los concesionarios de salas de juegos de la provincia de Buenos Aires se vean obligados a contratar la provisión de máquinas tragamonedas y servicios técnicos a empresas de origen nacional.

Cómo surge la idea de armar un proyecto de estas características, en relación al sector de juego?

La idea es la de analizar la realidad de la sufrida economía Argentina. Si tomamos por ejemplo, la cantidad de celulares que existen en nuestro país, nos damos cuenta que hay alrededor de 18 millones de estos aparatos de comunicación. Sin embargo, no existe producción nacional de los mismos, son todos importados y hemos asistido en los últimos años a una fuerte importación desde nuestro vecino y socio en el Mercosur, Brasil, baste para esto ver las publicaciones de los diarios de circulación nacional con innumerables ofertas de celulares y leer cual es su país de origen.

Esto significa que hay mas empleos, pero fuera del país, que hay mas ingresos por ventas, pero también fuera del país, significa también que no combatiremos la alta desocupación, sin inversión local y que en esto el rol del estado es sin duda el fomento en las distintas áreas en que puedan desarrollarse industrias de capital nacional, con capacidad de mejorar la toma de empleo en el orden interno.

¿El proyecto fue sugerido por algún grupo económico o empresa del sector?

El proyecto no ha sido generado desde ningún sector empresario en particular, tiene por objeto establecer una protección seria y razonable de la industria y el trabajo argentino. Las experiencias recientes nos demuestran acabadamente que a nivel mundial se ha desatado una contienda política en pos de preservar los puestos de trabajo y la producción nacional, que trascienden las falsas recetas de exportación de los países desarrollados, que mientras pregonan el libre comercio fuera de sus fronteras, establecen férreos mecanismos de protección que en ocasiones se esconden bajo la patina de barreras sanitarias y, en otras, nos demuestran crudamente y sin eufemismos la preservación de su producción mediante subsidios directos a determinadas actividades.

En tiempo de crisis y desempleo como el que azota a nuestro país, debemos plantearnos con cada medida a nuestro alcance, tratar de proteger, reitero en términos razonables, la industria, el trabajo y la incorporación de tecnología para cada una de las actividades a desarrollarse en el país, se encuentren las mismas a cargo de capitales nacionales o extranjeros.

Existen en nuestro territorio, industrias con posibilidades serias y concretas de ofrecer los equipamientos que la actividad que nos ocupa necesita para desarrollarse y, por lo tanto, es menester darle una oportunidad al trabajo argentino, y que parte de las ganancias generadas mediante la explotación de los juegos de azar en nuestra provincia, opere como polea transmisora de la actividad económica.

No pretendemos instalar un proteccionismo fundamentalista (como el que en más de una ocasión nos toca soportar), solo pretendemos que en igualdad de condiciones, se le de una oportunidad a la industria nacional, atento a lo ocurrido en la ultima década, donde vivimos un cierre masivo de nuestras fabricas en pos de una falsa y desigual libertad de mercado.

La idea, por la tanto, es bastante sencilla y se llama “fomento”, para lo cual es necesaria la intervención del Estado, en este caso provincial, como elemento generador de políticas capaces de implementarlo, en esto la función del estado como orientador de políticas es fundamental, sobre todo atento a las características inéditas de la crisis económica y social que nos afecta y que se encuentran relacionadas con las funciones indelegables que debe llevar a cabo la provincia.

Esto impone la necesidad de rever algunas situaciones dándoles un marco de referencia distinto en un intento por revertir la disminución de puestos de trabajo así como, ante la falta de protección de la industria nacional llevada a cabo en la ultima década, tratar de mejorar algunos sectores de la economía provincial y en esto sin duda la intervención del estado dando pautas de orientación, debemos considerarla básica.

¿El proyecto tiene carácter nacional?

El proyecto no tiene carácter nacional, ha sido establecido en el marco de referencia del artículo 37 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires, que dice: “Todos los habitantes de la Provincia gozan del derecho a recibir, a través de políticas efectivas de acción social y salud, las utilidades producidas por los juegos de azar, debidamente creados y reglamentados por ley.

La Provincia se reserva, como derecho no delegado al Estado Federal, la administración y explotación de todos los casinos y salas de juegos relativas a los mismos, existentes o a crearse; en tal sentido esta Constitución no admite la privatización o concesión de la banca estatal a través de ninguna forma jurídica. La Ley que reglamente lo anteriormente consagrado podrá permitir la participación del capital privado en emprendimientos de desarrollo turístico, en tanto no implique la modificación del apartado anterior”.

Es hora de efectuar la interpretación integral del texto constitucional y no conformarnos con lo meramente formal o con políticas de asistencialismo directo, que si bien pueden entenderse en momentos de agudas crisis, no resulta deseable el incremento de las mismas dado que ello supone conformarnos con atacar las consecuencias y no las causas.

Por lo mismo entiendo que el derecho constitucional de recibir mediante políticas efectivas de acción social y salud, debe trascender el destino de los tributos que el fisco perciba por la utilidad de los juegos de azar y extenderse esa protección al empleo que la actividad potencialmente pueda generar y con ello seguramente preservaremos la salud y la condición socioeconómica de los habitantes de la Provincia.

Es hora también de intentar modificar lo sucedido en esta provincia en los últimos 10 o 12 años, donde se ha semiprivatizado el sistema de juegos de azar, donde desde software de juego y su continuadora Boldt entre otras, el negocio quizás ha cambiado de nombres, pero no de metodología.

¿Qué probabilidades reales cree que tiene el proyecto de resultar aprobado y convertirse en ley, qué tiempos supone puede demorar su aprobación y cómo supone que puede impulsar al sector nacional industrial relacionado al juego?

Entiendo que va a ser muy difícil lograr su aprobación, dado que si bien el mismo no abarca todo el espectro de la problemática del juego en la provincia, sino solo el fomento de un “compre Nacional” si se quiere, afectara sin duda a aquellos que importan o trabajan con licencia extranjeras, en un mundo donde muy pocas empresas internacionales se dedican a ello.

Es de esperar entonces una fuerte presión para que este proyecto de ley no prospere, en aras de mantener viejos negocios que no favorecen la industria nacional, ni el aumento de empleo en la Argentina.

Como ejemplo, solo quiero mencionar la nota publicada por el diario Clarín del día martes 11 de abril, bajo el titulo “Premio de Microsoft a dos argentinos”, donde se destaca la capacidad y potencial de los argentinos en el desarrollo de software, el poco dinero que reciben para poder continuar con su investigación, que seguramente si prospera será patentada en los Estados Unidos, fabricado en el mismo país generando empleos y pagaremos posteriormente regalías para utilizarlo, se entiende.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook