Edición Latinoamérica
23 de Agosto de 2019

El dinero se utiliza para el financiamiento de planes sociales, seguridad y eduación

Durante el 2005 las slots aportaron más de U$S 100 millones a la provincia de Buenos Aires

(Argentina).- Las salas de bingo originaron casi el 60% del dinero que el Instituto de Loterías y Casinos de la Provincia de Buenos Aires envía al gobierno provincial. Los datos oficiales indican que un total de 136 millones de dólares corresponden a lo generado por la actividad en las salas de bingo y a las máquinas tragamonedas que allí funcionan.

E

l interventor del IPLyC, Franco Laporta, aseguró que uno de los principales objetivos del organismo es optimizar en beneficio de la comunidad los recursos producidos por los juegos de azar. Desde esta perspectiva, durante 2005 los bingos bonaerenses ratificaron ser la unidad de negocios más redituable para las arcas públicas provinciales.

Los mayores recursos son generados por las máquinas tragamonedas que funcionan desde 1998 en los bingos de la provincia. Unos 111 millones de dólares, es decir el 48% del total transferido por el ILPyC durante 2005, se justifica por esta vía.

El bingo mismo aportó cerca de 25 millones de dólares y el bingo electrónico, que los especialistas consideran subexplotado, generó 133 mil dólares.

El Ministerio de Desarrollo Humano resultó ser el área que mayores beneficios obtuvo por parte de la Lotería Bonaerense, a partir de recursos obtenidos por la explotación de las salas de bingo: unos 40 millones de dólares, que representan el 27,3% del total.

La educación recibe una cantidad similar, aunque menor, con el 26,3% del total. La Dirección de Cultura y Educación obtuvo el año pasado 35 millones de dólares que fueron destinados, en su mayoría, al Fondo Educativo.

En tanto el Ministerio de Seguridad y la Policía recibieron 28 millones de dólares (unos 86 millones de pesos) y la cartera de Ingresos Públicos se quedó con 45,4 millones de pesos. (11,1%).

En tanto las salas de bingo están obligadas por ley a contratar un empleado por cada máquina tragamonedas que funciona en las salas de bingo.

Además, se transfirió a las Municipalidades, incluso a aquellos distritos donde no hay salas de juegos, unos 28 millones de dólares (14,2%).

En definitiva, en virtud de un eficiente mecanismo de fiscalización y recaudación implementado por el IPLyC a partir de la instalación del sistema de control on line en la provincia de Buenos Aires, las salas de bingo se transformaron en una vital fuente de ingresos para el erario de la Provincia.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook