Edición Latinoamérica
26 de Agosto de 2019

Declaraciones de Daniel Sorrequieta, titular de la entidad

La recaudación de Lotería de Santa Fe, Argentina, creció un 23% el año pasado

(Argentina).- La entidad recaudó un 23,3% más que en el 2004 y superó los $ 350 millones anuales (más de 115 millones de dólares). Los principales juegos durante el año pasado fueron la quiniela de la provincia, el Brinco y Quini 6, modalidades que crecieron junto a la campaña de combate al juego ilegal realizada en la provincia.

"

Claro que es un mito que la gente juega más cuando tiene menos plata, la gente juega cuando le sobra un pesito". La aseveración corresponde al vicepresidente ejecutivo de la Lotería de Santa Fe, Daniel Sorrequieta, quien no hace más que explicar el aumento en casi 80 millones de pesos (26,4 millones de dólares) de la recaudación que dejó en la provincia el juego legal durante 2005, en comparación al año anterior.

Un incremento de 23,3% que elevó las cifras totales a $ 351.099.154 (115,87 millones de dólares) entre enero y noviembre del año pasado (en el mismo período de 2004 lo recaudado en las agencias oficiales fue $ 273.645.276 millones, equivalente a poco más de 90 millones de dólares). Pero además de admitir que hay mayor bonanza económica, Sorrequieta hizo hincapié en que los grandes aumentos recaudatorios están cifrados en los tres juegos provinciales: la quiniela de la provincia, el Brinco y Quini 6.

El funcionario recalcó que el aumento de las quinielas dio un salto interesante a partir de mayo de 2004 cuando se advirtió a las agencias oficiales que si se detectaban jugadas clandestinas se tomarían represalias, e inclusive se les quitarían las licencias oficiales y se las clausurarían. A partir de allí, la Lotería cerró durante ese año 42 agencias que levantaban quiniela de modo ilegal. De esta manera se pasó de un techo de 20 millones mensuales a unos 24 millones en 2004, y se llegaron a superar los 30 millones el año pasado.

"Creo que ese fue un punto de inflexión y a partir de allí los guarismos comenzaron a aumentar, estoy seguro que si nos estabilizamos en 30 millones mensuales de apuestas en la quiniela, terminaremos con el juego clandestino", aseveró el funcionario.

El dato no es menor si se calcula que la población santafesina está cercana a los 3 millones de habitantes, lo que indicaría que cada uno destina unos diez pesos mensuales a probar suerte. Claro que como toda estadística fría no revela la cantidad de dinero que mueve el juego clandestino, que está instalado a lo largo y ancho de la bota provincial.

En ese marco, Sorrequieta se refirió exclusivamente a las agencias habilitadas, y admitió que es casi imposible saber qué cantidad de dinero se mueve por fuera del circuito oficial. "Nosotros tenemos dos camionetas que recorren la provincia detectando irregularidades en los comercios habilitados, pero claro que no tenemos infraestructura ni capacidad de policía para ir atrás del tipo que pasa quiniela en el bar, el hombre de la bicicleta de los barrios o el de la verdulería", reconoció.

Así, en cada barrio de Rosario existen levantadores domiciliarios de quinielas con papelitos arrugados que dan cuenta de los anhelos y las ansias de ganar de los vecinos.

Lo recaudado anualmente por la Lotería es destinado a las áreas de salud, educación y municipios y comunas. Claro que luego de mantener los costos operativos de la repartición que, según afirmó Sorrequieta, corresponden a una administración "sumamente austera". De todos modos, cada juego tiene su propia dinámica y cuenta con un retorno operativo diferente. Por ejemplo, la quiniela justamente es uno de los juegos que más dinero reparte diariamente entre los apostadores.

"No sólo combatimos el juego clandestino sino que también promocionamos publicitariamente el Quini y el Brinco, que son los juegos santafesinos que se venden en todo el país", aseveró. Además, destacó que durante su gestión se abrió una sucursal de Lotería en Rosario que funciona en avenida Pellegrini 947, con letreros electrónicos preparados para pasar las jugadas públicamente con la intención de "darle más transparencia -dijo Sorrequieta-" al funcionamiento de los distintos juegos.

A propósito, admitió entre risas que existen sospechas o fantasías entre la población con respecto de los resultados de ciertos juegos, como por ejemplo el Quini 6. "Es verdad, incluso amigos íntimos míos me han preguntado si hay algo raro, pero es imposible hacer mula o trampa. Porque todo está certificado y chequeado, pero si se llegara hacer alguna trampa deberían estar más de 20 personas involucradas y eso es imposible de realizar", recalcó.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook