Edición Latinoamérica
15 de Septiembre de 2019

Dirigentes hípicos se reunieron con el intendente de la ciudad, Miguel Lifschitz

Tratan el futuro del hipódromo de Rosario, Argentina

(Argentina).- El pasado viernes en la Municipalidad de Rosario, se llevó a cabo una reunión que tuvo como participantes a los dirigentes de las gremiales hípicas locales, que se realizó ante el pedido de los gremios que querían conocer el futuro del hipódromo, ya que a fines de 2006 dejaría de pertenecer al Jockey Club.

L

os gremialistas expresaron que debido a las dos jornadas mensuales que viene organizando el Jockey club, "la actividad va decayendo día a día, el parque caballar se va perdiendo y la fuente laboral está en peligro de evaporizarse".

En la reunión estuvieron presentes los dirigentes gremialistas como Angel Oscar Barattucci (h), Francisco Arcando (h), Hugo Masciarelli y el representante de de la Asociación de Propietarios y Criadores de s.p.c. de Rosario, Walter Tombolini. Los directivos fueron recibidos por el intendente municipal Miguel Lifschitz y el subsecretario de Gobierno Fernando Asegurado. “Estamos preocupados porque de este trabajo dependen muchas familias en forma directa e indirecta", dijo Barattucci (h). "Nos preocupa la posibilidad de que el hipódromo se quede sin actividad y termine cerrado, dejando en la calle a decenas de familias", planteó Masciarelli.

En ese sentido Lifschitz aseguró que: "En un plazo de 45 días realizaremos los estudios y trabajos pertinentes y para ello he nombrado a Fernando Asegurado, quien será el encargado de llevar adelante las próximas reuniones. La Intendencia toma muy en cuenta el mantenimiento de la actividad turfística y es menester garantizar la continuidad de la fuente laboral de los trabajadores, ya que la hípica puede ser un polo de atracción turístico". Finalmente agregó: "Actualmente la concesión está a cargo del Jockey Club, y una de las posibilidades es la de formar una empresa mixta o bien llamar a licitación, para que un nuevo concesionario administre las históricas instalaciones".

Durante el encuentro se acordó que para mediados de febrero de 2006 se realizará una reunión en las instalaciones del hipódromo, de la que participarán también las áreas de concesiones y planeamiento. Se estudiara profundamente el proyecto para tener una mayor información y luego trasladársela al intendente. Asegurado resaltó que tiene amplias directivas del Poder Ejecutivo para mantener la actividad turfística "por lo que significa en sí un polo especial de atracción para la ciudad de Rosario, con el agregado de que el turf es una fuente laboral donde alrededor de 500 personas se desempeñan de manera directa".

Los gremialistas reconocieron que el escenario no es del todo favorable y que es complicado.”Estamos haciendo todos los esfuerzos para hacer un hipódromo atractivo, donde no sólo se realicen carreras, sino que podrían organizarse diferentes espectáculos".

A su turno, Francisco Arcando aseveró: "Nos preocupa de sobremanera, porque deseamos que esta actividad vuelva a resurgir, ya que hace más de dos décadas que está dormida y perdió el interés de los aficionados por las carrera locales. Hay que poner nuevamente en marcha al hipódromo, y será una difícil tarea, tanto para los dirigentes como para los funcionarios".

Por su parte Barattucci (h) indicó: "La pista principal tiene un perímetro de 1.800 metros por 20 de ancho y requiere de tareas de mantenimiento. De las 30 hectáreas del predio, diez están ocupadas hasta el 2016 por el Isef. Eso significa que en el óvalo del central se pueden llegar a programar competencias de polo, equitación, doma, endurance, trote, etc. También se puede llegar a proyectar en dicha parcela una playa de estacionamiento como la que está construyendo Palermo".

Por último, los dirigentes gremiales y el representante de la Asociación de Propietarios le hicieron saber a los funcionarios que el Jockey Club habría alquilado la tribuna del paddock para realizar espectáculos de música electrónica, que afectan el descanso de los s.p.c. alojados en el tattersall. "El estruendo atormenta a los caballos que están en el tattersall y agobia los vecinos del parque Independencia. Cuando terminan las fiestas, las tribunas presentan un estado calamitoso, indicó Tombolini.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook