Edición Latinoamérica
20 de Septiembre de 2019

Por la operación de máquinas de juego en agencias hípicas

Puerto Rico: Comienza proceso contra la Junta Hípica

(Puerto Rico).- "Son máquinas de apostar y hacer juego, que se le echan dinero. Hay muchas agencias hípicas con estas máquinas e impactan negativamente la economía del hipódromo, ya que van a competir con unas máquinas que vamos a tener", aseguró David Godreau, abogado del hipódromo.

L

a vista de "mandamus" (acción judicial) del Hipódromo El Comandante contra la Junta Hípica comenzó ayer, reiterando los demandantes que las máquinas de juegos que hay en muchas agencias hípicas son ilegales. El "mandamus" radicado por el hipódromo solicita que se ordene al administrador hípico, Julio Álvarez, que verifique si se está haciendo uso ilegal de máquinas de apuestas en las agencias hípicas.

"Nuestra posición es que no son legales ningún tipo de máquina", afirmó David Godreau, abogado del hipódromo. "Son máquinas de apostar y hacer juego, que se le echan dinero. Hay muchas agencias hípicas con estas máquinas e impactan negativamente la economía del hipódromo, ya que van a competir con unas máquinas que vamos a tener", agregó.

El año pasado, la Legislatura aprobó una ley permitiendo máquinas electrónicas de videojuegos en las agencias hípicas operadas por El Comandante. Sin embargo, Julio Alvarez, administrador de la Junta hípica, dijo por su parte, que las máquinas que plantea el hipódromo no están prohibidas por el reglamento. "El reglamento hípico, artículo 3.21, señala que están prohibidas las máquinas no hípicas de apuestas. Pero estas máquinas que están en las agencias hípicas no son de apuestas porque no devuelven dinero. Las máquinas de apuestas están reguladas por la ley de juegos de azar. Y estas máquinas en las agencias hípicas no están bajo la ley de juegos de azar".

Sobre lo que se indicó en corte de que algunos de los dueños de estas máquinas podrían estar pasándole dinero en efectivo por debajo de la mesa a los jugadores que ganan en las máquinas, Álvarez dijo que "eso hay que probarlo. Si alguien paga es ilegal, pero no es que la máquina sea ilegal".

Sobre estas máquinas de entretenimiento, Álvarez no cree que impacten negativamente la economía hípica, sino que ayuda a los dueños de agencias hípicas como un segundo negocio. "Como están diseñadas para no devolver dinero, el que está jugando ahí lo hace por entretenerse, no por dinero". Por estas máquinas, el dueño paga $1,500 de patente por cada una al Departamento de Hacienda, añadió. En Puerto Rico hay 650 agencias hípicas.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook