Edición Latinoamérica
15 de Septiembre de 2019

En los Estados Unidos

El gobernador de La Florida y los Seminoles negociarán la ampliación de los casinos indios

(Estados Unidos).- “Va a ser un proceso el determinar si se puede llegar a un terreno común. Entrar en negociaciones no es ninguna garantía de que se pueda llegar a un acuerdo”, dijo Jeb Bush, gobernador de La Florida, quién se opone a la instalación de máquinas tragamonedas en los casinos indios. Según allegados, el funcionario va a tratar de hacer la menor cantidad de concesiones posibles.

E

l gobernador Jeb Bush acordó iniciar negociaciones con la tribu de los Seminoles de la Florida dirigidas a permitirles ampliar las ofertas de juego en sus reservas. “Va a ser un proceso el determinar si se puede llegar a un terreno común. Entrar en negociaciones no es ninguna garantía de que se pueda llegar a un acuerdo”, dijo el funcionario que no aclaró hasta dónde llegarían sus concesiones antes del término de su mandato en el 2006.

“La decisión de iniciar conversaciones con los indios era inevitable tras la aprobación electoral de las máquinas tragamonedas en las parimutuales de Broward. Los electores de la Florida señalaron un cambio en la política estatal hacia el juego”, dijo el gobernador Bush, enérgico opositor del juego que resistió la solicitud de negociaciones de los indios durante más de siete meses.

Los Seminoles, que operan el Hard Rock Hotel & Casino en Hollywood y Tampa, le pidieron iniciar conversaciones al gobernador en noviembre, un día siguiente de que los electores aprobaran la enmienda constitucional que permite operar máquinas tragamonedas en las parimutuales del sur de La Florida. Los electores de Miami-Dade rechazaron las máquinas, mientras sus vecinos de Broward, las aprobaron.

El asesor legal de la tribu, Jim Shore, dijo en una declaración que los Seminoles estaban complacidos de poder empezar las conversaciones y que confiaban en conseguir resultados fructíferos. La Ley Regulatoria del Juego Indio data del año 1988 y les permite ofrecer los mismos tipos de juegos que el Estado, pero requieren de un acuerdo escrito antes de poder ofrecer jugos estilo casino.

Los Seminoles buscan poder volver a realizar un acuerdo con la Florida desde 1991, cuando los cruceros con casinos empezaron a atracar en los puertos del Estado. Pero el anterior gobernador rechazó sus llamamientos, y luego Bush hizo lo mismo. El problema llegó al Tribunal Supremo de Estados Unidos, que falló que el Estado no tiene la obligación de entrar en un pacto, pero que el Departamento del Interior de EE.UU. pudiera ir por encima del estado y elaborar sus propias reglas.

Las tribus estiman que ahora la enmienda constitucional de La Florida les da derecho a operar máquinas tragamonedas, un juego más rápido y atractivo que las máquinas estilo bingo que actualmente operan en sus casinos. El gobernador resistió esos argumentos durante la sesión legislativa, en un esfuerzo por impedir cualquier expansión en las instalaciones indias. Sin embargo, la sesión terminó sin legislación para las máquinas tragamonedas.

El representante Marco Rubio, un republicano por Miami y negociador de la Cámara sobre el tema, dijo que esperarán que las conversaciones se prolonguen durante varios meses y cree que el gobernador va a tratar de hacer la menor cantidad de concesiones posibles. “Me parece que el gobernador va a negociar estrictamente sobre el mínimo de lo que pueden dar”, dijo. Además agregó que Bush no se va a concentrar en cuánto dinero puede sacar el estado de las tarifas e impuestos, como han hecho otros estados, sino que va a tratar de limitar el impacto social que las instalaciones van a tener en las comunidades locales.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook