Edición Latinoamérica
13 de Julio de 2020

En una lucha contra el crimen organizado

La República Checa impone un mayor control en los casinos

(República Checa).- El Estado Checo procede a un control más estricto de los casinos en su lucha contra el crimen organizado, luego de varios asesinatos perpetrados a dueños de casinos, lo que hace presumir que los cabecillas del crimen controlan algunos de los centros de juegos de azar en el país.

L

os casino y casas de juego centran la atención de los correspondientes órganos oficiales checos desde hace tiempo y ahora renuevan estrategias para su control. En relación con el funcionamiento de los casinos en la República Checa, fueron cometidos varios crímenes, lo que urgió la adopción de medidas concretas.

En el verano del año pasado, por ejemplo, en pleno centro de la capital checa fue perpetrado un atentado contra el propietario del Royal Casino de Praga, un ciudadano de Israel. Según fuentes policiales, se trató de un ajuste de cuentas entre grupos involucrados en el hampa y existen pruebas de la vinculación de los propietarios de algunos casinos con el crimen organizado.

Para evitar que las salas de juego se conviertan en centros del crimen organizado, y para salvaguardar a los empresarios que operan de manera transparente en ese mercado, el Estado aplica desde hace algunos meses diferentes estrategias. El Ministerio de Finanzas elaboró una enmienda a la Ley de loterías que permite a los Servicios de Inteligencia checos comprobar los antecedentes penales de los propietarios de los casinos. La enmienda, asimismo, autoriza a las Alcaldías de poblaciones checas a prohibir la apertura de un casino en su territorio.

Igualmente, en caso de que el Ministerio del Interior tenga indicios de que el propietario de un casino atenta contra la seguridad del Estado Checo, será posible privarlo inmediatamente de la licencia para la administración de casinos.

Hasta el presente, los casinos estaban obligados a destinar parte de sus ganancias a fines públicos y ahora la enmienda ministerial supone un mayor control de esa estipulación. Para eludirla, los casinos podían crear en el pasado sus propias fundaciones de bien común. En el futuro eso será imposible, ya que los casinos no podrán tener fundaciones propias. Además, una persona que quiera abrir en la República Checa un casino, deberá demostrar ante el Ministerio de Finanzas que no serán utilizados fondos de dinero negro para ese fin.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook