Edición Latinoamérica
05 de Diciembre de 2020

Más de 10 mil máquinas operan en el país

Preocupa en Chile la proliferación de tragamonedas ilegales

(Chile).- Más de una decena de querellas y una cantidad similar de informes periciales intentan determinar la legalidad de una especie de tragamonedas callejero, en los que queda por definir si el azar o la destreza es la clave para ganar. Las máquinas ofrecen dinero en efectivo como premio.

E

s definitivamente uno de los fenómenos más extendidos en algunas comunas de la Región Metropolitana. De operación simple y beneficios a corto plazo, las pequeñas máquinas son hace seis meses el centro de una polémica de difícil solución.

Marcos Vásquez, abogado de Polla Chilena de Beneficencia, explicó que según sus estimaciones, estas máquinas “son del todo ilegales, ya que han empezado a proliferar en todo el país y son evidentemente máquinas de azar. Son las denominadas tragamonedas". Funcionan con 100 pesos (16 centavos de dólar) y entregan premios de hasta 20 mil (unos 32 dólares) en dinero en efectivo. Simple azar o destreza del jugador es la pregunta a responder por las autoridades chilenas para determinar su funcionamiento.

Según Ramón Sepúlveda, presidente de la Asociación de Entretenimientos Electrónicos, "todas estas máquinas son de destreza. Está claro que hay algunas en las que su destreza es un poco más conflictiva, hay que tenerlo claro".

Tan conflictivo es el punto que Polla Chilena ya ha presentado una decena de querellas en su contra, de las que incluso se ha hecho parte la Intendencia Metropolitana. Llevan seis meses discutiendo, presentando informes periciales que determinen con certeza el principio del juego. Los últimos dos reportes, avalados por el laboratorio de Criminalística de Investigaciones, dan la razón a los querellantes, por lo que las máquinas tendrían en el azar su base.

"Hay órdenes de investigar expedidas a la Bridec que las tiene en su poder, en este momento", comentó Marcos Vásquez. También afirmó que "hay algunos juzgados que han ordenado la incautación de estás máquinas".

Los querellados exhiben sus evidencias. Aseguran que se trata de un proceso matemático, que el premio depende de la destreza del jugador para descifrarlo y que, por lo demás, algunos municipios les han dado permiso para iniciar el negocio. "Nosotros estimamos que aproximadamente deben haber sobre 10 mil máquinas en todo Chile. De las cuales tenemos muchos municipios que nos dan permisos, nos dan permisos provisorios por seis meses", señaló Ramón Sepúlveda.

Lo único concreto hasta ahora es la sentencia del Vigésimo Séptimo Juzgado del Crimen de Santiago, que los sanciona por juego ilícito. Sin embargo, el negocio es próspero y más de 100 importadores o comerciantes ya se unieron a la asociación gremial que defiende su funcionamiento.

La Intendencia, que se sumó a una de las querellas, espera tener certeza judicial de la ilegalidad para iniciar la fiscalización de los locales donde funcionan las tragamonedas. Aunque en algunas regiones ya se han tomado acciones al respecto, incautando las máquinas.

Por otra parte, en la comuna de Estación Central se pudo verificar cómo se construyen algunas de las máquinas tragamonedas que funcionan ilegalmente en diferentes puntos de la ciudad. Luego de ser armadas clandestinamente, se venden por cerca de 800 mil pesos (1300 dólares) o consignarla a algún local a cambio del 80% de lo recaudado. El 20% restante es para quien las administra.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook