Edición Latinoamérica
19 de Agosto de 2019

Miguel Ángel Alonso, Presidente del Instituto Provincial de Juegos y Casinos de Mendoza

"Mendoza cuadruplicó sus ingresos en materia de juego"

(Argentina).- En el marco de la inauguración del renovado Casino de Mendoza realizada hace dos semana en dicha provincia argentina, el Presidente del Instituto Provincial de Juegos y Casinos, Miguel Ángel Alonso, analizó el presente de la actividad en su provincia, poniendo énfasis en cómo se revirtió un proceso de bajas recaudaciones y en la lucha emprendida contra el juego clandestino.

H

ace dos semanas, la provincia de Mendoza vivió su noche de fiesta con la reinauguración del renovado Casino de Mendoza, el cual se mostró modernizado y dotado con más opciones de juego y máquinas tragamonedas de última generación operadas por el Grupo Cirsa. Abriendo la velada, el Presidente del Instituto Provincial de Juegos y Casinos, Miguel Ángel Alonso, se dirigió a los presentes con un discurso en el que detalló los trabajos realizados y agradeció el apoyo recibido para la concreción de los mismos. Y también hizo un alto para ofrecer un interesante balance del sector del juego en la provincia tras algunos meses de bajas recaudaciones y crisis provincial.

“Nos tocó asumir a fines del año 2001, en medio de una gran crisis nacional y provincial que afectó, por supuesto, a la industria del juego. Por aquellos meses, más específicamente en diciembre del 2001 y enero del 2002 se produjeron las recaudaciones más bajas en la historia del casino en cuanto a beneficio bruto”, manifestó Alonso. Ofreciendo más detalles, segundos más tarde comentó que en el mencionado período el beneficio bruto mensual del casino “no llegó ni a los 300 mil pesos, mientras que la recaudación de quiniela rozó los 4 millones de pesos. Esas fueron las cifras más bajas en la historia, tanto del casino como de la quiniela”.

Tras enumerar las acciones puestas en marcha para revertir esa situación, Alonso ofreció cifras contundentes sobre el presente del Instituto y las mejoras evidenciadas en las recaudaciones. En lo que hace a los números comerciales del primer semestre, detalló: “Nuestro casino, en forma directa, más los anexos del central, ha alcanzado un beneficio mensual de 3 millones de pesos. Y la quiniela como principal juego propio se estabilizó en una recaudación aproximada de 12 millones de pesos”.

”Además, si se suman los ingresos que tiene la provincia hoy por el canon y el impuesto a los ingresos brutos que pagan los casinos privados del Regency, de San Rafael y el instalado en Las Leñas, hoy podemos afirmar que la provincia, ya sea en forma directa o indirecta, en materia de juego ha cuadruplicado sus ingresos desde cuando el casino era monopólico”, comentó Alonso.

A la hora de hablar de otro de los puntos fuertes de su administración, Alonso hizo referencia a la batalla emprendida contra el juego ilegal. “Al juego clandestino se lo puede combatir de dos maneras. Desde lo jurídico, poniendo en marcha mecanismos legales que repriman y prevengan esa actividad ilícita, o desde lo comercial, imponiendo una conciencia colectiva en toda la sociedad destacando la diferencia que existe entre jugar oficialmente o hacerlo en forma clandestina”.

Con respecto a las buenas recaudaciones que obtiene en el presente el Instituto, su presidente explicó que su administración no incentiva a la gente a que juegue más. “Nuestra gran victoria fue volcar que una buena parte del dinero que se jugaba en el circuito clandestino pase al juego oficial, beneficiándose las arcas del gobierno provincial”.

”La justificación política del juego por parte del Estado radica precisamente en que los destinos de los fondos de la recaudación están dirigidos a los sectores más desprotegidos de la sociedad. Cada año se apoyan de manera directa a más de 16 planes sociales y programas de salud, y en la última ley de presupuesto esa cifra se duplicó a través de un apoyo para el Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la provincia. Este es uno de los pocos organismos con súper hábit del Estado. Luego de pagar todos los planes sociales, servicios, sueldos, impuestos, y otros gastos, nos quedan excedentes que se remiten a Rentas Generales, para luego distribuirlos en seguridad, educación y justicia”, concluyó Alonso.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook