Edición Latinoamérica
22 de Septiembre de 2019

La provincia y la ciudad se disputan la potestad sobre el juego

Crece la tensión por los bingos en Córdoba

(Argentina).- Mientras el Gobernador De la Sota señaló que la Constitución Provincia, establece que la facultad o atribución de autorizar juegos de azar "competen en forma exclusiva a la Provincia, a través de los organismos que ella determine", Luis Juez aseguró que mientras sea intendente de Córdoba "no habrá salas de juego en la ciudad”.

E

l gobernador de la provincia de Córdoba, José Manuel de la Sota, insistió en que es la Provincia quien tiene potestad para instalar bingos en el centro de convenciones que planea licitar en los ex-terrenos del ferrocarril Mitre, proyecto al que se opone el intendente Luis Juez, lo que abrió una nueva pelea entre los dos.

Un comunicado del Gobierno indica que el artículo 104, inciso 39, de la Constitución Provincial, establece que la facultad o atribución de autorizar juegos de azar "competen en forma exclusiva a la Provincia, a través de los organismos que ella determine".

En consecuencia resulta “totalmente inconstitucional” la ordenanza municipal que fue citada por el municipio para impedir la instalación del complejo en tierras del ex-ferrocarril Mitre, dado que la misma “se contrapone a la Constitución provincial”.

Por su parte, el intendente de la capital cordobesa Luis Juez reiteró este sábado la prohibición de instalar salas de juego en la ciudad, ratificando su oposición al proyecto del gobernador José Manuel De la Sota de abrir salas de bingo en el centro de congresos que fue licitado días atrás, posición que fue avalada por el Arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñañez.

Ñáñez, hizo una alusión crítica al afirmar que el juego “nos distrae, pero hay que cuidar de que no nos empuje a excesos de los que después no se pueda volver”. Durante su homilía del Jueves Santo, Ñáñez precisó que la diversión y el juego “tienen su sentido, su lugar, nos distraen y nos hacen la vida más agradable”. Pero en ese contexto sentenció: “Tenemos que cuidar que eso (el juego) no nos lleve al aturdimiento, que eso no nos empuje a excesos de los cuales después no se pueda volver”.

El religioso insistió en que la actitud del pueblo “debe ser convencida, testimonial para que haya una sana reacción que nos permita, cuidar, defender y promover la vida”. Esta no es la primera vez que la Iglesia sale a contrarrestar la iniciativa de De la Sota. Apenas conocido el proyecto desde la Pastoral Social se exhortó al gobernador a “fomentar el trabajo productivo y dejar de lado el juego”.

Por su parte, el intendente de la ciudad, Luis Juez, enemistado con el gobernador, reiteró que prohibirá la instalación de bingos en el ámbito capitalino. Tras participar del acto de anoche Juez insistió: “En Córdoba, mientras yo sea intendente no habrá salas de juego”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook