Edición Latinoamérica
19 de Julio de 2019

Hasta pasadas las elecciones

Prorrogan por dos meses la definición por el casino asturiano

(España).-La necesidad de estudiar lo que se supone un denso informe del Ayuntamiento de Gijón obliga a modificar las fechas iniciales, posponiendo hasta después d elas elecciones la definición de un tema que parece eternamente postergado.

E

l concurso del casino sigue prolongándose en el tiempo. La Consejería de Economía y Administración Pública, que preside Jaime Rabanal, ha decidido aplazar en dos meses el plazo máximo para resolver el concurso, notificación que ya se ha hecho llegar a las dos empresas participantes en esta segunda convocatoria, el grupo gallego Comar y el asturiano Ecorsa.

Según informaron desde la consejería, la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Común (parcialmente modificada por la Ley 4/1999, de 13 de enero) contempla la posibilidad de ampliar el plazo máximo de resolución, que se cumplía precisamente mañana, mediante motivación clara de las circunstancias y siempre que se hayan agotado todos los medios a disposición posibles.

En concreto, según se indica desde la consejería, esas circunstancias "concurren en el presente caso, pues la comisión de valoración está pendiente de completar los trabajos necesarios para proponer la correspondiente propuesta de resolución, lo que impide dictar la oportuna resolución en el plazo inicialmente previsto".

El plazo máximo para resolverlo se establecía en el día 11 de febrero, ya que la resolución por la que se convocaba este segundo concurso establecía un periodo de seis meses desde su publicación, el pasado 11 de agosto --abierta el 10 de agosto--, en el Boletín Oficial del Principado (BOPA). En una reciente visita a Gijón, Rabanal había asegurado que se cumplirían los plazos previstos para la resolución del concurso.

Sin embargo y después de un primer concurso fallido, la incógnita sobre el centro de juego del área central de Asturias sigue abierta, aunque ahora sólo son dos las empresas que tienen posibilidades, tras la exclusión del grupo murciano Orenes-Franco. El concurso, por tanto, debería resolverse a favor de uno de los dos proyectos admitidos: el Casino Bahía de Gijón, de Ecorsa, y el Casino Puente del Piles, de Comar.

La oferta de Ecorsa, que en el primer concurso concurría con dos proyectos, incluye entre los servicios complementarios al casino que propone para el antiguo cine Hernán Cortés un museo del cine asturiano y la primera biblioteca de España especializada en juego y ocio. Esta empresa, en la que participa el gijonés José Antonio Carbajosa, realizaría una inversión de 20,5 millones de euros, de los que 2,6 millones se destinan a estos servicios complementarios, a los que se suman también una sala de exposiciones y un instituto de formación y ocio.

Por su parte, el Casino Puente del Piles S.A., de Comar, ocupará dos parcelas de la zona conocida como El Catadero, una de ellas adquirida a la familia Rato. Comar plantea una plantilla de 206 puestos de trabajo directos e indefinidos, de los que 164 están relacionados con el casino y el resto con los servicios complementarios. Este proyecto, que prevé una inversión total de 14,5 millones de euros, incluye en su oferta un restaurante a la carta, un aparcamiento de 99 plazas, un balneario urbano y varias salas para conciertos, exposiciones y multiusos.

A todo ello, hay que sumar otro factor. El grupo murciano Orenes-Franco, ante su exclusión del concurso del casino, interpuso cuatro recursos por la vía contencioso-administrativa que aún no se han resuelto. En ellos, precisamente solicitaban su reincorporación al concurso por entender que su exclusión no estaba sujeta a las normativas vigentes o, subsidiariamente, que se suspenda esta segunda convocatoria. Ahora tendrán más tiempo para ver si los tribunales resuelven o no a su favor y el proyecto defendido por el equipo de gobierno local del Ayuntamiento de Gijón, el Gran Casino de la España Verde, vuelve a estar entre los posibles. Su propuesta incluía el casino, el centro de talasoterapia y un hotel.

La exclusión de Orenes-Franco no sentó bien en las filas socialistas de Gijón, como tampoco en su día que el primer concurso del centro de juego quedase desierto. Como se preveía, además, se presentaron las mismas empresas que a la primera convocatoria, aunque en la de ahora sólo con tres proyectos porque debido a que las bases del segundo concurso impedían que una misma empresa presentase más de una oferta, Ecorsa optó por la del Hernán Cortés frente a la del Rocamar, aunque aprovechó el nombre de esta última --Casino Bahía de Gijón-- para su actual oferta en el antiguo cine, que en la anterior convocatoria concurría como Casino de Asturias.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook