Edición Latinoamérica
20 de Septiembre de 2019

El Gobierno no quiere ceder su manejo

Los inversores quieren incluir al casino en la concesión del Mayorazgo

(Argentina).- La situación que se presenta, tras la decisión de la provincia de Entre Ríos de concesionar a otra empresa privada el manejo del Hotel Mayorazgo, es más compleja de lo que parece, ya que los posibles inversores tienen interés en manejar el casino mienras el Gobierno quiere mantenerlo bajo su tutela.

D

esde que el 21 de enero pasado, el Gobierno de la provincia de Entre Ríos retomó el control del Hotel Mayorazgo -quitándoselo de las manos a un consorcio privado que lo había tomado en marzo de 2003 por un plazo de 25 años-, son varios los grupos inversionistas que han manifestado su particular interés en hacerse cargo del establecimiento. Entre ellos, la firma Boldt, que opera el sistema de apuestas on line de la Lotería de Entre Ríos, y el empresario Alejandro Gravier, esposo de la modelo Valeria Mazza, asociado a un grupo italiano.

El punto en cuestión, que atrae tantas miradas sobre un hotel cuyos servicios están por el piso y que viene de varios años de manejos comerciales erráticos es, sin dudas, la sala de juegos contigua; que, solamente en diciembre último, generó utilidades superiores a los 600 mil pesos (más de 200 mil dólares estadounidenses), y que conforma parte de la red de 21 salas que hay en la provincia y que le reportan, por año, al Instituto de Ayuda Financiera a la Acción Social (Iafas) alrededor de 10 millones de pesos (unos 3.4 millones de dólares).

La explotación de las salas, tanto en el Mayorazgo como en el resto de la provincia, ya tiene dueños, aunque para la actual gestión ese es un tema de discusión, en el que interviene la Justicia, y sobre el que no está todo dicho.

Fue durante la intervención de Pablo Bertellotti en el Iafas, en la administración de Sergio Montiel, cuando a través de la resolución 1.337, de diciembre de 2001, cuando se contrató por vía directa la instalación de máquinas tragamonedas en la salas de juego del Estado, medida que seis meses después avalaría el mismo funcionario con otra resolución, la 1.278, por la que eximió al organismo de seguir los trámites establecidos en el Régimen de Compras.

De esa forma, Bertellotti dejó en manos de José Felipe Yabrán -hermano del fallecido Alfredo Yabrán- y Carlos Ferrari el manejo de la mayoría de las salas de juego de la provincia.

Yabcar S.A., la empresa de Yabrán, se adjudicó la provisión y coexplotación de tragamonedas en Gualeguaychú, Concepción del Uruguay, Colón, Villa Elisa y La Paz. Y Ferrari, hizo pie en el Casino de Paraná, a través de Newtronic, aunque según indagó la hoy desaparecida Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), también tendría lazos con Loterjet S.A., que proveyó al Iafas 200 tragamonedas y la refacción de la sala del bingo de Paraná; Sasha S.A., empresa que se adjudicó la provisión y coexplotación de tragamonedas en Villaguay, Gualeguay, Rosario del Tala, Nogoyá y General Ramírez; y Electric Line S.R.L.., firma elegida para instalar y máquinas tragamonedas en Crespo.

Cada privado se aseguró el 50 % de los fondos producidos por la explotación de las máquinas tragamonedas, y algunos beneficios adicionales, como la eximición del pago de impuestos que gravan al juego.

La FIA siguió los pasos de Bertellotti y cuestionó la forma en cómo se contrató la instalación de máquinas tragamonedas y se privatizó el juego en Entre Ríos, y sostuvo que “justificar en la inestabilidad financiera el no cumplimiento del profundo sentido de transparencia que respecto de las contrataciones públicas emana del artículo 25 de la Ley de Contabilidad, cuando establece que todo contrato se hará por licitación pública cuando del mismo se deriven gastos, abre las puertas a que la totalidad de las compras y contrataciones del Estado se realicen por el sistema de contratación directa, convirtiendo en inútil e ineficaces la aplicación de las normas de contralor a que está sujeto todo funcionario público”.

Por eso, y con los voluminosos antecedentes que logró reunir, la FIA llevó el caso a la Justicia, al promover una denuncia contra Bertellotti frente a la eventual comisión de los delitos de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público; fraude en perjuicio de la administración pública; y malversación de caudales públicos.

El Gobierno actual está al aguardo de una resolución judicial que resulte favorable al Estado y que le permita retomar el control de la sala de juegos de Paraná, y sacar a Newtronic, para conformar junto con el Mayorazgo una unidad de negocios que haga atractivo a eventuales inversionistas asumir la explotación del hotel. Sucede que según las proyecciones hechas, poner a punto con nivel cinco estrellas al Mayorazgo demandaría invertir no menos de 10 millones de pesos.

Ayer, Blas García, titular del Iafas -el organismo que, junto con el Instituto del Seguro, tiene el manejo de Hotel Internacional S.A.- dijo que el Estado no va a tomar ninguna medida de rescisión de la concesión de la explotación de las salas de juego porque “es un tema que tiene que resolver la Justicia. Ese es un terreno vedado para nosotros, porque corremos el riesgo de que nos pongan un amparo o que nos dejen sin máquinas tragamonedas durante un año mientras se resuelve el conflicto judicial. De todas formas, ya hemos aportado bastante material para que la Justicia pueda resolver esta causa”.

Claro que en el Gobierno dan casi como un hecho que “alguna alternativa habrá que encontrar” al interés que tienen los privados para asumir el control del Mayorazgo pero como unidad de negocio en la que debería estar incluida también la sala de juegos. “Los empresarios tratan de vincularlo con el juego. Pero el juego es estatal y va a seguir siéndolo. Lo que se está evaluando es encontrar algunas alternativas, algunas posibilidades que sean redituables para la provincia y el inversor. Pero no hemos adoptado ningún criterio todavía”, dijo el titular de Turismo, Adrián Stur, quien tiene a su cargo “vender” el Mayorazgo ante los inversionistas privados.

Stur señaló además que la voluntad del Gobierno al decidir concesionar nuevamente el Hotel Mayorazgo -ya lo había hecho la anterior gestión, en marzo de 2003- es “salvaguardar” la inversión que en su momento hizo el Estado al comprarlo en una subasta pública en 10 millones de dólares. “Hoy sabemos que sería casi imposible recuperar esa inversión, pero sí debemos bregar para que ese patrimonio no se vea perjudicado. Nuestra intención es salir a buscar un inversor que quiera invertir en el hotel como tal, llevarlo a la capacidad que corresponde a un hotel de cinco estrellas. El hotel tiene un movimiento que lo hace apetecible, y que permitiría, reunidas ciertas condiciones, que sea sustentable”, dijo Stur.

Stur dice que las proyecciones hechas permiten establecer la necesidad de invertir unos 10 millones de pesos para poner a punto el Mayorazgo, aunque sostiene que para ello hay que establecer plazos de inversión, y que el Mayorazgo, por el nivel de ocupación que tiene actualmente, permitiría convertir en rentable el negocio para el privado.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook