Edición Latinoamérica
22 de Octubre de 2020

El Principado rechazó el proyecto de la empresa murciana

Orenes-Franco busca continuar en carrera por el casino asturiano

(España).- El gabinete jurídico del grupo Orenes-Franco empezó ayer mismo a organizar el reclamo legal que piensa presentar ante la Consejería de Economía, luego de que el Principado decidiera rechazar el proyecto del grupo. “Consideramos que hay errores manifiestos en la decisión de dejarnos fuera del concurso”, sostienen los letrados.

L

a propuesta del grupo Orenes-Franco, la que preveía vincular casino y centro de talasoterapia en un solo proyecto, fue rechazada ayer por la mesa de valoración del Principado de Asturias.

La apertura de los sobres con las ofertas se celebró ayer en la sede de la Consejería de Economía y Administración Pública. Era el segundo paso de un procedimiento que se inició el pasado 11 de agosto, con la convocatoria del segundo concurso para la adjudicación del casino. Antes, los días 26 y 28 de noviembre, había celebrado sendas reuniones la comisión de valoración de las ofertas.

Según el acta de la mesa de valoración, leída por su presidenta, Raquel Pereira, directora general de Finanzas y Hacienda, la empresa murciana no puede acreditar la propiedad de todas las fincas sobre las que quiere construir, las opciones de compra sobre algunas de ellas caducan el 31 de diciembre, mientras que el plazo del concurso sigue abierto hasta febrero de 2004, y hay contratos suscritos con los propietarios del suelo que la mesa no considera válidos, al corresponder al anterior concurso del casino.

Por su parte, el letrado que defiende los intereses de Orenes-Franco aseguró que los criterios de la comisión de valoración “no tienen razón de ser” y desmontó uno por uno los motivos aducidos para eliminar a la empresa de la convocatoria. “Tenemos acreditadas todas nuestras opciones de compra y sólo una de ellas vence antes de la concesión del concurso. Pero ya hicimos constar que se puede extender un documento para ampliar el vencimiento de esa opción de compra”, empezó rebatiendo Carlos Lalanda.

Al referirse al hecho de que los terrenos elegidos por Orenes-Franco están sujetos a un expediente expropiatorio, Lalanda explicó: “Si hay algún problema es porque en ese expediente hay errores de registro de las fincas, y eso es problema del Ayuntamiento”. Por otro lado, en el proyecto del grupo murciano, el balneario que se propone como servicio complementario deja al casino en un segundo plano. «La talasoterapia puede puntuar más o menos en el concurso, pero la ley del juego nada dice de que sea una actividad incompatible con el casino”.

Ante esta situación, el grupo Orenes-Franco está decidido a impugnar el concurso y, si es necesario, también a paralizar todo el proceso de adjudicación. Algo que, después de que la Consejería de Economía declarase desierto el anterior concurso, el grupo intentó por la vía administrativa, aunque sin éxito.

Según la última resolución, seguirían en carrera las ofertas de los grupos Comar y Carbajosa, titulares de los proyectos denominados Casino Puente del Piles y Casino Bahía de Gijón, respectivamente, que deberán ser ahora analizadas con detalle para decidir quién construye y gestiona el casino de Asturias.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook