Edición Latinoamérica
20 de Agosto de 2019

Lo anunció la AFIP

Los premios de juegos por TV pagarán un 30% al fisco

(Argentina). - Entre los alcances del impuesto de "emergencia" sobre los premios de sorteos y juegos de azar, la Administración Federal de Ingresos Públicos anunció una quita del 30% sobre los premios ganador por TV.

L

a Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) de la Argentina redefinió ayer los alcances del impuesto de "emergencia" sobre los premios de sorteos y juegos de azar, al establecer que deberán pagar el 30% del premio quienes reciban algún premio por su participación en programas de televisión que impliquen juegos de azar.

Se destaca en este sentido, la cláusula que estipula que en los concursos de preguntas y respuestas en que intervengan elementos tales como "cultura, habilidad, destreza, pericia o fuerza", los premios a ganar por el concursante serán alcanzados por el gravamen si su adjudicación depende en definitiva de un hecho casual o de azar. Y la decisión menciona sorteos, obtener la llave que corresponde a un automóvil premiado o del lugar donde se encuentra guardado el auto.

En cambio, por extensión, aquellos concursos que dependen exclusivamente de la destreza o inteligencia del participante (por caso, las respuestas a preguntas en el programa) no estarán alcanzados por el tributo.

El cómputo del premio a efectos de calcular el impuesto se hará sobre el 90% del mismo, aclaró la AFIP. Es decir que si, por ejemplo, el premio es de 10.000 pesos, se computará sobre 9.000 pesos. El objeto es que el beneficiario pueda deducir los gastos en que incurriera al movilizar o utilizar el premio.

Además se establece un "piso" de 1.200 pesos, exentos del gravamen, pero no como mínimo no imponible. Es decir que cualquier premio que exceda ese límite pagará el 30% del impuesto sobre toda la suma ganada y no solamente sobre lo que excede el mínimo de $ 1.200.

Una vez que hizo la liquidación y pagó este impuesto, el beneficiario del premio no tiene que pagar impuesto a las Ganancias en ese mismo año sobre el dinero que le ingresó. Pero si debería pagarlo en años posteriores si el premio implica un acrecentamiento a su patrimonio.

Por otro lado puede suceder que los organizadores del concurso efectúen ellos mismo la retención del impuesto para depositarla en AFIP, o que dejen que lo haga el propio beneficiado.

En la mayoría de los concursos y sorteos, ya sea de instituciones sin fines de lucro o empresas comerciales, se especifica en la letra chica del reglamento que el pago del impuesto (ley 20630 de 1974) queda a cargo del ganador.

En el caso de premios en especie, por ejemplo un automóvil, esta cláusula a menudo trae inconvenientes al ganador, ya que queda obligado a afrontar el pago de una suma que no siempre tiene. Le queda la opción de vender el premio para pagar, pues sino puede tomado como infractor por la AFIP.

Esto provocó que se originara un importante atraso en el pago de este impuesto que, a su vez, obligó a incluirlo en planes de facilidades de pago en distintas épocas. Incluso, algunos ganadores optaron por no retirar el premio por no poder afrontar el impuesto. Esta situación no se soluciona con la presente reglamentación, ya que se exige el pago del impuesto en dinero, por más que el premio sea en especie.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook