Edición Latinoamérica
04 de Agosto de 2020

Winner Group invierte U$S 6 millones en Colombia

Con remodelaciones y la apertura de nuevos casinos en territorio colombiano, la empresa afirma su voluntad de expansión y posicionamiento en el mercado latinoamericano.

C

ada vez que una persona ingresa a un casino colombiano, le deja al establecimiento unos 30.000 pesos en promedio, que sumados al valor de consumo se convierten en una cifra nada despreciable.

Y es que a pesar de que la cultura de los juegos de azar aún es incipiente en ese país frente a ciudades como Las Vegas, en Estados Unidos, los grandes casinos mueven mensualmente sumas que alcanzan los 500 millones de pesos, mientras los locales pequeños que sólo tienen máquinas electrónicas pueden llegar a recaudar cerca de 70 millones de pesos al mes, cifras que indican que a los colombianos les gusta este tipo de diversión.

Bajo este concepto, la multinacional española Winner Group invertirá 6 millones de dólares en el 2004 para abrir un gran casino en el centro comercial Chipichape en Cali, en un área de 2.600 metros cuadrados, y modernizar los negocios con que ya cuenta en Bogotá y Medellín.

Así mismo, la empresa incrementará presencia en centros comerciales con la apertura de más escenarios de “slotmanía”, los cuales se suman a las 14 salas de máquinas de apuesta que ya ha implementado a lo largo de cinco años. En efecto, el pasado fin de semana se inauguró un local en el centro comercial Metrópolis, siendo éste el primer establecimiento que ofrece la multinacional a personas de estrato 3, donde ya se están concentrando varios negocios del comercio, dado el potencial de crecimiento que ofrece.

Winner Group ingresó al mercado colombiano en 1998 con la apertura de dos Casinos Caribe, uno en la capital de la República y otro en Medellín, dirigidos especialmente a personas de estratos 5 y 6, para quienes los juegos de azar son una alternativa diferente de entretenimiento. Posteriormente abrió los Hollywood y Rock'n Jazz, todos al norte de Bogotá.

Para Juan Carlos Gómez, gerente General del grupo, apostarle a este segmento ha sido una buena “jugada”, pues en su concepto las personas de este nivel socioeconómico disfrutan de los juegos de azar tal como lo harían en una discoteca o en un parque de diversiones, sin caer en la adicción.

En el país, estos escenarios de diversión, que no tienen nada que envidiarles a los de Las Vegas, abren sus puertas desde las 10:00 a.m. hasta las 3:00 a.m. del día siguiente, ya que -según lo confirman los propios empresarios- siempre hay una alto flujo de visitantes con perfiles y estilos de vida diferentes. En promedio, cada jugador permanece entre tres y cuatro horas en el lugar. “Inclusive es curioso ver a grupos de señoras que se reúnen a tomar el té en un casino, mientras juegan Black Jack, Poker o Ruleta, entre otras alternativas”, dice Gómez.

Uno de los factores que ha incidido en el éxito de este tipo de negocios es que están diseñados para agradar al público más exigente, con valores agregados como desfiles de moda, obras de teatro, café concert y todo tipo de shows de muy alto nivel que incrementan el número de visitantes a las diferentes sedes.

Según estudios de mercadeo efectuados por las empresas del sector, la industria legal de juegos de azar, sin incluir bingos, baloto ni loterías, mueve alrededor de 800.000 millones de pesos al año, con la existencia de 30.000 máquinas de juego declaradas y alrededor de 40.000 máquinas pagamonedas no declaradas que funcionan en diversos establecimientos del país, lo que hace prever que alrededor de este negocio se mueven sumas de dinero mucho más grandes.

Montar un negocio de casinos requiere de una inversión cercana a 3 millones de dólares en su etapa inicial, sin contar los gastos de energía para operación de equipos, nómina, dotación de las mesas de juego y equipos de comunicación para monitorear que todo esté en orden durante cada jornada de trabajo.

Adicionalmente, y teniendo en cuenta que este tipo de tecnologías tienen un promedio de vida útil de cuatro años, es necesario invertir en la renovación de las máquinas, el mantenimiento de las mismas y cambios en la infraestructura interna y externa del local para mantener la afluencia de público.

En efecto, Winner Group acaba de relanzar los casinos Caribe. Esta vez con el nombre de Río Casino y la presencia de juegos más modernos para ofrecerles mejores retos a los participantes. Por ejemplo, las máquinas ya no reciben sólo monedas, también aceptan billetes de diferentes nominaciones y hasta tarjetas inteligentes para acumulación de puntajes.

Esta empresa, que en 2002 le giró 2.800 millones de pesos al sector de la salud, tiene como meta abrirse espacio en ciudades como Barranquilla, Cartagena y Bucaramanga y seguir consolidando operaciones, especialmente en los estratos altos, donde la rentabilidad de la inversión se recupera en el mediano plazo.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook