Edición Latinoamérica
12 de Diciembre de 2017 | Edición Nº3692

Según datos de Loterías y Apuestas del Estado

El sorteo navideño en España representa casi el 30% de la recaudación anual

El sorteo navideño en España representa casi el 30% de la recaudación anual
El sorteo navideño lidera las ventas anuales de LAE, con el 29,4% del total de la recaudación anual.
España | 06/12/2017

El Gobierno español mantiene la retención del 20% en el IRPF para los juegos de azar, una medida aprobada durante la crisis y que, a diferencia de otras subidas de impuestos, no se ha modificado.

D

esde 2013, las ganancias obtenidas mediante los premios de este sorteo están gravadas con un 20%. El Gobierno mantiene esta retención en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para los juegos de azar, pese a ser una medida aprobada durante la crisis, y que -a diferencia de otras subidas de impuestos- continúa sin sufrir ningún tipo de modificación. Pero hay una excepción, los premios cuyo importe sea igual o inferior a 2.500 euros estarán exentos.

De este modo, los ganadores del “Gordo navideño”, que reparte 400.000 euros por décimo premiado, tendrán que compartir con Hacienda 79.500 euros, mientras que los receptores del segundo premio (125.000 euros por décimo) cederán 24.500 euros y los ganadores del tercer premio (50.000 euros por décimo), un total de 9.500 euros.

Como indica Loterías y Apuestas del Estado, este sorteo navideño ostenta el liderato de ventas anuales del organismo público, con el 29,4% del total de la recaudación anual. Por lo tanto, la Navidad también es la época en la que Hacienda recauda más por el gravamen a los premios de Lotería superiores a 2.500 euros.

El año pasado, Técnicos del Ministerio de Hacienda (Getsha) elaboraron un informe en el que calculaban que, en caso de que Hacienda venda todos los décimos premiados, la administración ingresaría más de 194,2 millones de euros en la Lotería de Navidad.

Este año se repartirán 70 millones más en premios, alcanzando un total de 2.380 millones, lo que supondrá un aumento en los ingresos de Hacienda.

El premio de la Lotería se tiene que anotar en la declaración del IRPF con un gravamen igual que la retención hecha al cobrarlo. Los Técnicos de Hacienda recuerdan que Loterías realiza directamente la retención de estos premios al cobrarlos; así, los agraciados recibirán el importe con el impuesto ya descontado y sólo tendrán que anotar el premio en la Declaración de Renta, con un gravamen especial que es exactamente del mismo importe que la retención descontada al cobrarlo, por lo que declarar el premio no tendrá ningún impacto en el IRPF, salvo añadir en su Declaración los rendimientos que les genere, como intereses bancarios.

No obstante, como la cuantía del premio no se incluye en la base general ni en la del ahorro del IRPF, los premiados no se verán afectados a la hora de pedir becas, prestaciones de asistencia o cualquier otra ayuda pública que dependa de los ingresos y no del patrimonio.

Igualmente, los saldos bancarios o el derecho de cobro del premio a 31 de diciembre pueden determinar la obligación de presentar la declaración del Impuesto de Patrimonio si el valor neto de los bienes individuales supera los 700.000 euros.

Por otro lado, Gestha precisa que quienes compartan un premio que exceda de los 2.500 euros también tendrán que ceder a Hacienda el 20% de su participación, aunque ésta sea inferior a esta cifra, pues el impuesto se exige al premio, independientemente de cómo y cuánto esté participado.

En cambio, si una persona que obtiene un premio grande de envergadura quiere regalar un pellizco a familiares o amigos, las arcas públicas se verán doblemente premiadas pues el beneficiario de la donación deberá tributar ese regalo por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Los Técnicos de Hacienda también advierten del peligro de revender décimos a personas o intermediarios interesados en blanquear dinero negro, ya que los agraciados que lo hagan no podrán acreditar ante Hacienda el origen de estos fondos, lo que puede acabar con una inspección que exija, entre la deuda y la sanción, más del 60% del importe ganado.

Gestha considera que el impuesto a los premios de Lotería dificulta el blanqueo al detectarse mejor el cobro repetitivo de premios por una misma persona, pero no acaba con esta práctica, ya que los defraudadores pueden tratar de lavar importantes cantidades de dinero negro acaparando varios décimos premiados en una localidad y pagando una comisión al importe neto del premio.

Yogonet.com