Honduras: La “Chica” camina a la quiebra

Volanta

Operada por Lotería Nacional, hace más de 130 años que está en el mercado

Titulo

Honduras: La “Chica” camina a la quiebra


Archivo de imagen (URL)

Epígrafe

La Mayor no está apoyando económicamente a la Lotería Nacional sino más bien generando pérdidas.
Honduras
 | 26/08/2010

Sumario

(Honduras).- La Lotería Nacional, que agrupa a la Menor y Mayor, pero conocidas popularmente como la “Chica” y “Grande”, respectivamente, camina a la quiebra después de estar en el mercado hondureño por casi 130 años.

Cuerpo

La causa es una combinación de factores: las ventas bajas y la mala administración de la institución que la rectora, el Patronato Nacional de Infancia (Pani), atrapado en el clientelismo político, la competencia desleal y un contrato colectivo que socaba su deficitario presupuesto.
 
Tal como lo sugieren los reportes financieros oficiales, la Lotería Nacional o lo que es lo mismo decir, el Pani, está a punto de desaparecer. Concretamente, está perdiendo de tres a cuatro millones de lempiras (U$S 155.161– U$S 206.881) mensuales en lo que a la venta de Lotería Menor se refiere.
 
En tanto, la Mayor no está apoyando económicamente a la institución sino más bien generando pérdidas: De los 100 mil billetes que se imprimen sólo se venden un poco más de 30 mil a nivel nacional, mientras que de las 12 mil bolsas de Lotería Nacional el excedente oscila entre las cinco mil.
 
Los ingresos que se recibe por la venta de Lotería Menor ascienden a dos millones de lempiras (U$S 103.440) por semana, equivalentes a ocho millones (U$S 413.762) mensuales. De esta suma se cancela la planilla de empleados de 4,5 millones mensuales (U$S 232.741) mientras que los restantes  3,5 millones (U$S 181.021) se van en gasto corriente, mismo que se eleva a cinco millones (U$S 258.601) o más, el cual, con los actuales ingresos no es posible cubrirlo. A esto se agrega los demás gastos de funcionamiento como son viáticos, combustibles, pago de servicios públicos y otros.
 
El reporte también indica que dada la crisis, los premios bajaron del 51% al 32%, una razón que vuelve menos atractiva la compra de lotería para los consumidores y tiene en vilo a los dos mil vendedores de lotería nacional. El ejercicio fiscal del 2009 revela una pérdida total de 37 millones (U$S 1.913.650), haciéndole recurrir a sus reservas.
 
El informe señala: “La presente situación financiera del Pani sólo se puede calificar como muy delicada.
 
Los reportes periódicos de la Gerencia Financiera así lo determinan. Igualmente, así también concuerda la unidad Proyecto de Loterías del Banco Banadesa, que se encarga de la distribución de los billetes a través de sus filiales en todo el país”.
 
“Se aprecia muy claramente la pérdida de liquidez del Pani a través de sus sorteos de la lotería tradicional, pues, prácticamente, la Lotería Mayor ya no es auto sostenible con el volumen de ventas registrados en los últimos meses. También se concluye que mediante transferencias internas los ingresos de la Lotería Menor, en algunas ocasiones, subsidia a la Lotería Mayor”, agrega.
 
Al respecto, La directora Gladys Suyapa Santos, admitió que se está “empapando” del estado actual de la institución, en vista de que fue nombrada a mediados de julio en sustitución de la anterior titular, Abely Lozano, quien había asumido en enero pasado y cuya temprana destitución por parte del CODIPANI se sumó a casos similares en el pasado reciente, cuando la institución ha visto hasta tres directores en cada periodo de gobierno.
“Encontré el Pani en mala situación financiera, no hay fondos, tenemos que hacer transferencias al Estado y no tenemos fondos para hacer eso. También tenemos que generar esos fondos”, admite Santos.
 
“Transferimos 12 millones (U$S 620.643) al gobierno central, cinco (U$S 258.601) al Instituto Hondureño de la Niñez y la Familia (Ihnfa) y el Instituto Hondureño de Ihadfa y el Ministerio de la Juventud. Estamos trabajando desde que entramos para generar esos fondos”, añade.
 
En tanto, los trabajadores sindicalizados y los vendedores de billetes sostienen que la crisis por la que atraviesa la Lotería Nacional no es financiera, sino administrativa y política, derivada del mal manejo del Pani por los gobiernos de turno y de la lotería electrónica que opera hace ocho años, además de la clandestina o apuntada que mueve millones y millones sin ningún control.
 
El presidente del Sindicato de Trabajadores del Pani (Sitrapani), Pedro Vicente Elvir, afirma que los directores de los últimos periodos llegan por activismo político y sin conocer aspectos técnico-administrativos.
 
Se aprovechan, dice el sindicalista, de millonarias prestaciones laborales una vez que dejan el cargo y el único mérito es haber trabajado en la campaña y ser comadre o compadre de la Primera Dama o del Presidente de la República.
 
“Los políticos que vienen de directores sólo vienen a pasar el agua, sólo por mientras pasan los cuatro años y no traen ninguna iniciativa, ninguna alternativa y más que todo vienen a desmejorar porque se llevan jugosas prestaciones cada cuatro años. En aquel momento, hace unos ocho años, no se llevaban no menos de 50 millones de lempiras (U$S 2.586.010) cada cuatro años”, señala.
 
Vicente Elvir también es del criterio que la competencia de la lotería electrónica es otro factor que está acabando con la Lotería Nacional. Además, propone un plan de acción inmediato para repuntar las ventas, ya sea introduciendo nuevos premios, ampliar la red de vendedores, revisar el contrato de la lotería electrónica y promocionar más los sorteos.
 
Por su parte, Irma Ramos,  presidenta de la Seccional 1 de la Asociación Nacional de Vendedores de Lotería de Honduras (Anavelh), que aglutina a unos dos mil billeteros en todo el país, advierte que la Lotería Nacional ha tenido etapas muy críticas en su larga historia pero nunca como ahora. A esto se agrega la indiferencia del gobierno central en modernizar la institución y ponerla a competir con la lotería electrónica, la que a su juicio le está “comiendo el mandado”.
 
Frente a los cuestionamientos a la lotería electrónica, el Director Comercial de la empresa emisora, Loterías Electrónicas de Honduras SA (Lotelhsa), Alejandro Caparroz, rechaza tales imputaciones aduciendo que el Pani no es competencia para ellos por cuanto cada cual tiene su propio mercado.
 
“No creemos que la Lotería Nacional esté en quiebra. Nuestros estudios de mercadeo muestran que las ventas de la Lotería Nacional crecen todo los años, a lo mejor existan causales de tipo administrativo en el Pani, pero nosotros no somos competencia para ellos porque cada quien tiene su mercado”, indica.
 
Lotelhsa entró en operaciones en mayo del 2002 tras ganar un contrato del Pani por 15 años. Esta empresa opera los juegos conocidos como la Loto, que se juega cada miércoles y sábado; La Diaria y Pega 3, ambos de emisión diaria.
 
Caparroz afirma que están al día con los pagos de impuestos y las transferencias al fisco derivadas del contrato, no obstante, el Sitrapani pide una revisión, pues sospecha que no están cumpliendo con el pliego de condiciones para operar.

Fuente

Yogonet.com / La Tribuna (Honduras)